La nueva clasificación racial — Las Razas Europeas (Part III)

La nueva clasificación racial — Las Razas Europeas (Part III)


RAZA DINÁRICA
(también llamada raza arménida o armenoide, raza centrálida, raza
de las montañas o Dinarid race). "Dinárica" puede ser un nombre adecuado
para esta raza, ya que los Alpes Dináricos (Balcanes) constituyeron una zona de
expansión y penetración de esta raza en Europa. También es una buena expresión
porque deja claro que es una raza "montañosa". Este es el término que ha cuajado
por encima del de "raza armenoide" (Armenia tiene ejemplares dináricos bastante
puros, pero fue sólo "zona de paso" para esta raza). Otra buena designación
sería quizás "raza central", ya que se desarrolló en las zonas centrales de tres
continentes y además constituye un punto "intermedio" de la evolución entre el khoisánido y las dos variedades nórdicas, con lo cual sería una suerte de
"vertebradora" de la Humanidad, la quintaesencia de la misma.

Este es un dinárico puro, en este caso procedente de la comunidad armenia de
Siria. Casi todo europeo, incluyéndome a mí mismo, está
dinarizado en mayor o menor medida. Perfil en cuña, frente huidiza y
estrecha, nariz enorme, mandíbula débil, mentón retraído, constitución endeble… en sociedades multirraciales es oportunista, materialista y rapaz, también astuto, soñador,
nervioso pero calculador, afanado por competir con las razas nórdicas, por las
que no quiere ser desplazado. Como se adivina, esta es la raza que predomina,
mezclada con otras, en el pueblo semita. Sin embargo, también predomina en muchas otras etnias.

· Estatura: Media-baja.

· Constitución: Delgada. Sus mezclas tienen tendencia al
encorvamiento.

· Ojos: Marrones, pupila mediana, poca distancia entre ojo y ojo.

· Nariz: Grande y aguileña (prominente y recta en los orificios). Como
se ha dicho, una teoría es que la Selección Natural influyó en la nariz de esta
raza al desarrollar grandes fosas nasales para absorber más oxígeno en el
enrarecido aire de las montañas. Vemos así que la nariz grande y aguileña no es
una cosa exclusivamente judía o semítica, sino que se debe siempre a la
dinarización (la nariz semítica típica es más ancha debido a la influencia
negroide, la nariz aguileña europea más estrecha debido a la influencia
nórdica). Aunque pueda parecer un rasgo bastante grotesco, hay que recordar que,
si no fuese por la influencia de la nariz dinárica aguileña, muchos habitantes
"mediterráneos" del Sur de Europa tendrían la nariz chata de los negroides. La
nariz "ganchuda" de ciertos tipos viene a darse en mezclas de nordico-rojos con
dináricos principalmente.

· Orejas: Más alargadas y redondeadas que ambas variedades Nórdicas.

· Boca: Pequeña.

· Dentadura: Tiene una forma arqueada (diferencias de altura entre diente y diente).

· Cabello: Negro, grosor medio, espeso y liso-ondulado (la ondulación empieza aproximadamente a la altura del cuello/oreja), probablemente
bastante graso. El pelo rizado se corresponde con influencia cóngida o khoisánida, por mínima que sea.

· Vello corporal: Abundante.

· Piel: Marronosa. Gen MC1R activo, tendencia al bronceo.

· Cráneo: Dolicocéfalo de tipo Dinárico. Bóveda craneal alta y occipital prominente. Esta raza ha desarrollado capacidad craneal hacia arriba y hacia atrás y, como pasó en el caso de los Neandertales, la frente huidiza encontró su contrapartida en una zona posterior voluminosa.

El faraón egipcio Ramsés II, aunque tenía una muy leve influencia nordico-roja (de hecho, era pelirrojo, y tiene un puente nasal bajo), sin duda era de base racial Dinárica, y constituye un buen ejemplo de la dolicocefalia de esta raza..

· Frente: Ligeramente huidiza (inclinada hacia atrás).

· Mandíbula & mentón: Mandíbula fina, pequeña y triangular cuando
vista de frente, mentón retraído y poco desarrollado.

· Perfil del rostro: Forma de cuña con punta en la nariz, perfil
"ratero" o de "tiburón", primitivesco.

Si observamos el perfil del ejemplo puesto y lo comparamos con el perfil
recto del cráneo dolicocéfalo de más arriba, observamos cómo el ángulo facial se
ha cerrado y cómo la línea recta vertical se ha convertido en una cuña
"aerodinámica". Estamos ante una raza ¿"imperfecta"? en comparación a las variedades
nórdicas, aunque sea antepasada de ambas, también es cierto que está adaptada a
un entorno diferente. En Europa no se puede decir que queden dináricos tan puros
como éste, sino individuos "dinarizados" en mayor o menor grado, que somos la
inmensa mayoría. La dinarización se manifiesta en el perfil en cuña, o en rasgos
separados como la frente inclinada hacia atrás como una rampa (por ejemplo,
Hitler tenía bastante dinarización, y es que la frente
nordico-blanca es más propensa a sufrir esta dinarización, porque no es tan
obstinadamente vertical como la nordico-roja), la tendencia a la nariz aguileña,
la dolicocefalia, la bóveda craneal abultada hacia arriba o el mentón retraído
hacia atrás, como también en una mitad inferior del rostro con aspecto
triangular cuando es visto de frente.

· Otros rasgos: Tendencia a las "entradas" en el cabello.

· Linajes paternos (Y-DNA): F, G, H, J, K, L, M, N, O, P, Q, S, T.

Este interesante mapa combina la distribución de todos los linajes J,
que parecen tener su núcleo fuerte en el tipo "yemení", al Suroeste de la
Península Arábiga. Los J son, claramente, los haplogrupos semíticos por
excelencia.

Aquí cada mapa se corresponde con un sublinaje diferente del haplogrupo J. Ya
que estamos, prestemos atención al segundo, el J1, que es el haplogrupo paterno
típico de las familias sacerdotales judías Cohanim, y que tiene sus mayores
concentraciones en el Desierto de Sinaí, Egipto y el Sur de Israel ("Judea").

La distribución de los linajes L (algunas veces considerado "síndido")
parece estar relacionada con la civilización del Indos, es decir, la que había
en esa zona antes de la invasión indo-aria.

Mapa que combina la distribución de los linajes cóngido E3b [9] y
dinárico J2 [10] en Italia (J2 era parte de los italianos Dináricos, como
Cato Maior, mayoritariamente al este de los Apeninos). Si el Sur de Italia es
cuasi-tercermundista, es por la sencilla razón de que está infestado de genes y
linajes "exóticos", tal y como quedó tras la chapuza que hicieron los
romanos con la importación de masas esclavas procedentes de Siria y Noráfrica,
cuya inmigración debía compensar las masacres llevadas a cabo en Italia por los
cartagineses. Tal burrada sólo sería solucionada tras las invasiones germánicas
en el Siglo V, y sólo en el Norte del país. Como se sospechará, la aptitud para
la civilización y el desarrollo cultural parece estar relacionada con la
presencia de genética europea y linajes de origen europeo.


Distribución del J2a (semítico, arábido, Oriente Medio) en Italia.

Marcus Porcius Cato Maior, cónsul, militar y escritor romano, de familia plebeya con esclavos.

· Linajes maternos (mtDNA): A, B, F, I, J, N, P, Q, R, S, T, X, Y.

Hay que notar que en Europa los linajes dináricos maternos son muchísimo más abundantes que los linajes dináricos paternos. Esto implica de entrada que probablemente la primera mezcla se produjo entre hombres nórdicos y mujeres dináricas.

· Ritos funerarios: Enterramiento de los muertos, con lo que
consideran que devuelven al hombre de la única matriz de la que procede (la
Tierra) ―lo cual dice mucho acerca de su olvido del “Cielo”(nordico-blancos) y
del “espíritu de todos los entes de la naturaleza”(nordico-rojos), y “constituye”
otro “argumento” más a favor de la teoría del matriarcado dinárico, que veremos
más abajo. Otras variaciones consisten en exponer los cadáveres a carroñeros
hasta que los esqueletos quedasen limpios, después de lo cual se enterraban.

· Mentalidad: Relacionada con la Tierra. Politeistas y algunos reverencian especialmente a sus ancestros. Culto a una vida
larga. Posible adoración a la Luna por parte de algunas etnias.

· Psicología, idiosincrasia y carácter racial: Gusto por el beneficio
personal inmediato, amor por lo práctico a corto plazo, gran astucia y
sagacidad, calculadores, el comercio, buenos negociantes, sentimiento de honor,
valentía, orgullosos, huraños en la vejez, cierta creatividad, aventureros,
emprendedores, predisposición a los levantamientos súbitos, audaces, buen
carácter a nivel general pero ocasionalmente muy coléricos, pasionalidad
enérgica, profunda y turbulenta, un nerviosismo e impaciencia considerables en
comparación a las razas Nórdicas, toscos, ásperos, sentido del humor, ingenuo
apego a la patria y un sentimiento nostálgico.

Facilidad para intuir y prejuzgar a las personas, gran habilidad para
"captar" las debilidades de un individuo.

Con diferencia, raza más débil y con menos aptitudes militares que cualquiera
de las razas nórdicas, los dináricos estaban probablemente más acostumbrados a
abrirse paso mediante la diplomacia, el comercio, las alianzas e
incluso la traición, que gracias a la fuerza bruta como la gente del Norte.
(Este tipo de comparaciones sería siempre a partir del surgimiento de las dos
razas boreales)

Raza con tendencia a las comunidades gregarias y al apiñamiento. Formas de
sociedad masificadas y pseudo-comunistas como los Nordico-Rojos. A diferencia de
los nordico-blancos, predisposición para la vida urbana y la muchedumbre.

Fanatismo, intransigencia religiosa, sacrificios humanos, tráfico de
esclavos, piratería, comercio ilícito. Dotes para el "crimen organizado" en
entornos multirraciales.

· Distribución: Esta raza, mezclada como está, es inmensamente
prolífica, encontrándose en toda Europa, Norte y Este de África, de Próximo Oriente hasta el Lejano Oriente, Oceanía y Sur y Partes del Norte y Sur de América. Sus núcleos más puros se corresponden
seguramente con el tipo yemení, algunos ejemplares en el este de la Península
Itálica, los Balcanes y los armenios de Siria.

(Click para agrandar). Distribución de la genética dinárica por países.
Oscuros los países con mayor cantidad y/o pureza de genética dinárica. Una de
las cosas que sorprenderá de este mapa es el nivel similar de dinarización de
Noráfrica y las naciones del Sur de Europa. Sin embargo, puntualicemos: en
Noráfrica la sangre dinárica está mezclada principalmente con variedades
negroides, mientras que en Europa está mezclada principalmente con las
variedades nórdicas. No es lo mismo un dinárico nordizado que un dinárico
negrificado, esto creo que está claro. También se verá la penetración dinárica
en China. Aunque en este país los rasgos dináricos no se manifiesten tan
patentemente (la mongolización "desdibuja" mucho los rasgos dináricos al ser
bastante "opuestos"), lo cierto es que predomina el haplogrupo paterno O, que es
un linaje dinárico. De modo que tenemos una zona donde las vías directas
paternas son dináricas, pero las contribuciones autosomales o indirectas están
por supuesto plagadas de genética mongoloide y, en menor medida, nordico-roja.

· Historia por encima: Los estudios genéticos dan a entender que los
dináricos se originaron hace 70.000-45.000 años a partir de la raza pigmeoide
khoisánida, una variedad africana proto-mongoloide. Según los linajes paternos, el C, que era de raza capoide, derivó por un lado al C, dando lugar al C3 y a la raza mongólida, y por otro al F, dando lugar a la raza dinárica y todos sus linajes (ver esquemas en el apartado de Evolución de los linajes). Los dináricos tendrían su origen en
Oriente Medio —es decir, entre la problemática zona de "Próximo Oriente",  "Asia
Menor" y el sur de Asia (Norte de la India). Como vemos, no es una raza indígena
de Europa como lo son ambas razas nórdicas (según la nueva teoría impulsada por
los últimos datos genéticos la nordico-blanca sería la “Európida” por excelencia
mientras la Nórdico Roja seria “Euro-sibérida”), sino que es una raza centrálida
“entre continentes”, y si la incluyo en este post sobre "razas europeas" es por
la gran cantidad de dinarización que hay en toda Europa.

Los dináricos se corresponden seguramente con las consideradas como las
primeras civilizaciones humanas en Próximo Oriente (aunque hay indicios de presencia
de razas nórdicas en Sumeria, por ejemplo). Se corresponderían también con los
llamados "europeos neolíticos" (diferenciados de los "europeos paleolíticos",
que son las razas nórdicas) o danubianos (según la nueva teoría los danubianos
no serían Dináricos), relacionados con culturas procedentes de Próximo Oriente y
Oriente Medio que veremos más abajo, y que comenzaron a penetrar en Europa
probablemente hace unos 8.000-7.000 años. [11]

El origen del haplogrupo J2 (considerado "arábido") puede ser una
buena referencia para situar la Urheimat de los semitas (los semitas
originarios debían ser dináricos puros), desde la cual los dináricos penetraron
en Europa (a partir de la Migración Neolítica que introdujo el Matriarcado
–según la nueva teoría los rojos migrarían al oeste desde las llanuras del este
europeo en una época ya muy tardía del neolítico-). También puede ser
orientativo para situar a los semitas primigenios (el J2, después del J1, es el
haplogrupo típico de los Cohanim o Cohen, una de las familias sacerdotales
judías, ya mencionada). Los minoicos y etruscos también tenían alta frecuencia
de este haplogrupo, que parece común a la mayor parte de habitantes
pre-indoeuropeos no-rojos de Europa, especialmente en el Sur.

Los dináricos, pues, se corresponderían, junto con los nordico-rojos, con los habitantes de las que hoy se
consideran las primeras ciudades humanas del planeta, y de las cuales la más
antigua se cree que es Catal Huyuk, en lo que es actualmente el Sur de Turquía.

Esto es una reconstrucción del aspecto que debió tener Catal Huyuk en tiempos
(entre 6300 y 5400 AEC). Probablemente tenía de 5000 a 6000 habitantes. Existía
un culto a las cabezas de toro y a los buitres, y era una cultura matriarcal (se
cree que podía haber grupos rojos minoritarios). De este trasfondo oriental
surgieron las culturas neolíticas del Este de Europa, que acabaron filtrándose
por el Danubio hasta Centroeuropa, y por el Mediterráneo hasta España y
Noráfrica. Se acepta que los etruscos y los minoicos tenían su origen en este
tipo de poblaciones en Asia Menor, aunque tenían un influjo nordico-rojo nada
desdeñable.

"Diosa" de Catal Huyuk. No se puede decir bastante acerca de la burrada
disgenésica y anti-evolutiva que supone elegir como ideal a una mujer gorda en lugar de un tipo atlético como el que gustaba entre los nordico-blancos (Se
puede apreciar que esta figura está basada en rasgos Rojos, desde la estructura
facial hasta su condición grasienta -exclusiva de poblaciones Ultra-nórdicas
como los rojos- que probablemente revele una cierta impureza de esta mujer
rojizada)
. Tampoco se puede ser lo suficientemente claro describiendo el mal
gusto de esta gente. Es de imaginar que para un pueblo poco corpulento (si había
semejantes obesas de poco corpulentos poco, y dudo que su imaginación diese para
reproducir una, como poco, notablemente rojiza, si no mantuviesen, como mínimo, un
contacto permanente)
que otorgaba preeminencia a la agricultura, y por lo tanto
a merced de las cosechas y probablemente azotado por el hambre y las sequías de
vez en cuando, una mujer gorda debía ser vista como reserva de fecundidad, como
la "Madre Tierra" que regía la fertilidad. En opinión de un servidor, siniestro
y extraño pueblo, siniestros y extraños dioses y siniestra y extraña mentalidad
anti-europea (Precisamente la grasa es de extrema utilidad en el norte por lo
que creo que no hay rasgo, por alterado y exagerado que esté por mezclas, más
Nórdico que una buena capa de grasa)
.

Las mencionadas culturas neolíticas se extendieron, como veremos más
adelante, por todo el Mediterráneo mezclándose con los nordico-rojos, y
penetraron por la cuenca del Danubio, que les llevó a Centroeuropa (lo que hoy
es Hungría y Austria, donde entraron en contacto con los nordico-blancos y se
mezclaron con ellos; también hubo este tipo de mezcla en los Balcanes). Se cree
que los etruscos, los minoicos, los fenicios y los cartagineses eran
predominantemente de haplogrupos J, aunque parece que debían estar más mezclaoas con R1a y R1b. La gran masa de la población egipcia
antigua pertenecía al linaje paterno dinárico T, con origen en Medio Oriente, con algún aporte I y R1b, su aristocracia probablemente era mezcla de los linajes paternos T, I y en menor medida R1b, y se consideraba a sí misma de origen occidental. La Civilización del Indos tenía sin duda, a juzgar por las concentraciones de linaje paterno L encontradas aun en Pakistán, zonas de India e Irán, un predominio de la raza dinárica, que también es expresado en su culto al toro telúrico, y en la presencia de ciudades, como Harappa o Mohenjo-Daro.

En Noráfrica, los dináricos produjeron el tipo "moro" al mezclarse con
negroides y rojos, mientras que cuando más al Este nos vamos, más disminuye la
herencia negroide (salvo en India) y más aumentan otras razas como la
mongoloide. Hoy en día encontramos sangre dinárica en casi toda Eurasia, el
Norte, Este e incluso centro de África, y también en América precolombina
(observar las narices de algunos amerindios, que no tienen nada de mongoloide).
Las realezas europeas, por la afluencia de sangre judía, se encuentran por lo
general bastante dinarizadas.

Me parece claro que algunos haplogrupos dináricos, como los J, han sido los
principales responsables de diversas corrientes anti-europeas procedentes de
Oriente, como el Matriarcado (no lo veo nada claro), el Judaísmo, el
Cristianismo y el Islam. Tocaré este tema más adelante.

· Contexto actual: Es extremadamente difícil encontrar dináricos
puros, siendo una raza más antigua que cualquiera de las europeas, por lo que
han tenido más tiempo para mezclarse, y probablemente siendo por naturaleza
menos racistas que las razas nórdicas, quizás más dados a los intercambios de
enlaces tribales matrimoniales para obtener alianzas y beneficios. La raza
dinárica es la que predomina en los judíos "típicos", mezclada principalmente con la raza nordico-roja y en menor medida con la nordico-blanca, entre otras
razas dependiendo de la ubicación de cada comunidad judía (la herencia negroide
es visible en el grosor de los labios y la anchura de la nariz, mientras que la
herencia dinárica es visible en la nariz, la barbilla y la frente, la herencia
roja en la constitución ancha, en el tono de piel, la nariz etc o la blanca en el tono de
piel, cabello, altura y un largo etc.). Podría decirse que los judíos son los
mezclados por excelencia, a pesar de que las familias sacerdotales a menudo
llevan un linaje más puro: los Cohanim (casta sacerdotal superior) suelen llevar
el J paterno y el K (¿rapto de mujeres nordico-blancas?) y N (dinárico) materno,
mientras que los Leviitas (casta sacerdotal inferior) suelen ser de linaje
paterno R1a (Nordico-rojo).

Sobre el supuesto patriarcado de la raza dinárica

Los territorios modernos (Próximo Oriente principalmente) donde predomina la
raza dinárica y los linajes dináricos como los J, están sin duda inmersos en una
mentalidad exageradamente autoritaria y opresiva hacia la mujer. Por otro lado,
estas zonas donde la raza dinárica está fuertemente representada, han dado lugar
a doctrinas religiosas (Judaísmo, Cristianismo, Islam) que tienden hacia la
subordinación y esclavización de la mujer, incluso hacia una misoginia bastante
patente.

Por todo esto, muchos han terminado por concluir que los dináricos son
naturalmente patriarcales, pero en mi opinión hay muchas evidencias que indican
que, al contrario, se corresponden con la expansión del Matriarcado. Expondré
mis argumentos y que cada uno tome nota de lo que considere oportuno.

Para comenzar, la "opresividad" para con las mujeres no es necesariamente un
indicio de Patriarcado. Por ejemplo, tanto los espartanos, como los germanos de
la época romana, como los posteriores vikingos (y sin duda los anglosajones de
más tarde) se caracterizaban por permitir mucha libertad y aire libre a sus
mujeres, instándolas a hacer deporte y a expresar sus opiniones, y teniendo en
alta estima sus consejos. Y a pesar de toda esta aparente "igualdad", los
germanos o espartanos eran pueblos firmemente patriarcales en los que la
autoridad correspondía a los padres de familia, los mandos militares y los jefes
de clan, y en el que el honor de la mujer era el amor, la entrega, la fidelidad
y la maternidad. En cambio, quien hubiera visto el estatus de las mujeres en
Etruria (todo el día encerradas en casa, falta absoluta de deporte, fiestas
superficiales, conversión de la mujer en prostituta y objeto sexual) hubiera
podido concluir que era una sociedad "machista" y patriarcal, cuando era
realmente un matriarcado. Con lo cual no nos dejemos engañar por la capa
superficial de benevolencia o no-benevolencia hacia la mujer. Además acabamos de
ver el tipo de ídolos religiosos que tenían, muy en sintonía con las "venus"
paleolíticas, consideradas ídolos matriarcales de un culto telúrico y nocturno,
efectuado en y zonas oscuras.

Eso por un lado.

Por otro lado, pienso remontarme a las primeras penetraciones dináricas en
Europa y ver qué tipo de espiritualidad trajeron. Nos situamos en la llegada de
la Cultura de la Cerámica Cardial y la Cultura de la Cerámica de Bandas o
Cultura Danubiana (según la nueva teoría no habría presencia Dinárica), dos
proto-civilizaciones que, en torno al 5000-4000 AEC, irrumpieron en Europa desde
el Sudoeste, procedentes de Asia Menor. ¿Cuál fue el efecto de esta penetración?
Fue doble. Por un lado, se importaron linajes dináricos como los J (los mismos
que predominarían en posteriores culturas matriarcales como los etruscos y los
minoicos), y por otro lado, el Matriarcado se expandió por todo el
Mediterráneo y por todo el Suroeste y centro de Europa
. Decir, por tanto,
que los dináricos son una raza naturalmente patriarcal es dejarnos confundir con
demasiada facilidad por la superficial capa externa misógina de los (muy
posteriores) credos monoteístas.

Nota: Esos credos salen de tierras predominantemente Dináricas por lo que es
complicado imaginarse el motivo por el cual cambiarían de un supuesto
matriarcalismo original a un patriarcalismo.

Estamos en el 5000 AEC, cuando todo el planeta tenía una población de sólo 15
millones de seres humanos. La expansión de la Cultura de la Cerámica
Cardial
(irrupción del Neolítico en Europa procedente de Siria y Líbano) se
ha asociado a la expansión del haplogrupo J2 (un linaje dinárico considerado
arábido) visto anteriormente. La célula de Sesklo, situada en Grecia, va
relacionada con la posterior (4000 AEC) Cultura Danubiana (o Cultura de
Cerámica de Bandas), que penetró en Centroeuropa, y a la expansión del
Matriarcado en el Sureste de Europa y en el Mediterráneo, con lo cual el
supuesto "patriarcado" de los dináricos queda, como poco, en entredicho. Nótese
que esta proto-civilización matriarcal tiende a entrar en contacto con zonas
habitadas por la raza nordico-roja, con lo cual es plausible que, como dije, los
rojos, siendo originariamente patriarcales, tomasen el matriarcado tras
mezclarse con estas gentes —como es bien sabido, el Matriarcado, como el
Neolítico, procede de Oriente. No deja de ser revelador que los etruscos
—quienes, a pesar de estar mezclados con los rojos, tenían su origen en Asia
Menor—, que también eran portadores de linaje J2 (ver mapas anteriores), se
llamasen a sí mismos rasena, es decir, "los elegidos", igual que los
judíos, típicos portadores tanto de J1 como de J2. En suma, los famosos
"neolíticos matriarcales" que, procedentes de Medio Oriente, acabaron
extendiéndose por el Mediterráneo y Europa oriental y central, eran
dináricos
.

Nota: Como hemos visto reflejado en los mapas expuestos de las culturas
neolíticas, en esta nueva teoría la cultura de Cerámica Cardial solo tendría
representación del linaje Dinárico G y la Cultura Danubiana carecería de
elementos Dináricos, por lo menos por vía paterna pero podría tener presencia
del linaje cóngido africano E. Habría que ver si estaban presentes los linajes maternos Dináricos.

La idea que defiendo es bien sencilla: tanto la Cultura de la Cerámica
Cardial como la Cultura Danubiana, procedían de Oriente, eran dináricas y
—sorpresa— eran matriarcales.

Nota: Aparentemente podría no ser así.

Ahora hechemos un vistazo rápido al Cristianismo, esa religión que,
supuestamente, es tan misógina y machista, y que procede de una zona altamente
dinarizada. El Cristianismo predica la igualdad, la resignación, la abolición de
las jerarquías terrenales, el pacifismo, el "amor" difuso y la consideración
hacia los débiles, los enfermos, los pisoteados y los parias de la Tierra. No
veo en ello nada de patriarcal, jerárquico, solar o guerrero, sino que veo una
visión del mundo esencialmente blanda y femenina. El primer símbolo cristiano no
fue la cruz, sino el pez, signo por excelencia de culturas matriarcales (como
por ejemplo los etruscos) y uno de los primeros efectos que tuvo en Roma fue
propiciar la "emancipación de las mujeres". La posterior misoginia cristiana la
achaco a una "fanatización" de un "patriarcado-aberración", al estilo del Islam.
Aquello en lo que después se convirtió el Cristianismo durante la Edad Media
poco me importa, porque sufrió una fuerte influencia aria entretanto (no veo
nada de semítico ni de oriental en los templarios ni en las catedrales), pero
aun así, tuvo el mismo efecto en Europa que una penetración dinárica agresiva:
desangramiento de los mejores elementos genéticos (guerras fratricidas, cazas de
brujas, masacres de herejes) y promoción de una mentalidad mansa,  crédula,
temerosa y, a todas luces, netamente afeminada en comparación con el antiguo
paganismo.        

Fue, sin lugar a dudas, el Comunismo de la Antigüedad, como dijo Alain de
Benoinst.

Y es que el pez, la Media Luna —o la hoz, signo equivalente— y la Estrella (los
signos de la noche, de la feminidad, del agua, del "Yin" y de la oscuridad) no proceden de
Occidente. Proceden de Oriente, como la noción de "lujo oriental" y "decadencia
babilonia". [12]

¿Qué pasa entonces con el agresivo patriarcado de judíos y moros? Pura
fachada, y reacción patriarcal desmesurada (lo que he llamado en
otro artículo
"patriarcados-aberración") y forzada, a la que saben es su
verdadera inclinación, que es el Matriarcado (no veo fundamentado este punto).
Esas razas se encontraron con que no podían competir con las razas patriarcales
(allá donde el Patriarcado se encontró con Matriarcado, triunfó siempre el
Patriarcado), y por ello abandonaron su matriarcado e instauraron ese fanático y
enfermizo monoteísmo que les caracteriza y que pretenden les pueda elevar al
nivel de las razas nórdicas.

En el caso judío, sin embargo, miramos más de cerca y vemos que la
transmisión de la condición judía según la Halakha es matrilineal, es decir, de
madre a hijo. Por otro lado, las judías (Betty Friedan, Naomi Goldstein) han
tenido el papel preponderante en el feminismo y en la "emancipación de las
mujeres" (valiente "emancipación" trabajar de cajera en el Eroski, ponerse como
una foca y liarse con un notas distinto cada finde para subirse la autoestima
entre intoxicaciones etílicas en vez de estar en casa cuidando de los críos), lo
cual llevó a Rich Zubaty a decir que "el Judaísmo es un matriarcado
disfrazado de patriarcado"
. Una excepción son los clanes Kohanim, que
precisan para su pertenencia, no sólo ser de madre judía, sino también de padre
Cohen. Los levitas en cambio sí son matrilineales.

Nota: Resaltar el hecho que la líder Feminista Alice Schwarzer, la feminista
radical Andrea Dworkin, la antropóloga feminista Heide Göttner-Abendroth, la
feminista y educadora sexual Shere Hite, la defensora de los derechos de la
mujer Marie Elisabeth Lüders, la escritora de ficción feminista Brigitte Riebe,
la feminista directora de cine Helke Sander, la pionera feminista Auguste
Schmidt, la feminista Helene Stöcker, la miembro fundadora de “Mujeres Libres”
Amparo Poch y Gascón y la feminista Amparo Moreno son predominantes
Rojo-Nórdicas entre muchas otras.

También ver: http://billskogen.files.wordpress.com/2009/04/2009-02-06_17-16-14.jpg
o video: http://www.youtube.com/watch?v=hmc3DJb5Mz4

El caso del Islam es distinto, porque hay algo de influencia persa en su
mentalidad, pero como la influencia aria en su sangre no está a la altura de las
circunstancias, las insatisfacciones para con este estado de cosas no se dejan
esperar: la homosexualidad es endémica entre los moros y están neuróticos
perdidos, por la simple razón de que han desterrado de sus sociedades la imagen
femenina, sin la cual esas razas no saben funcionar ni encontrar su equilibrio.
Realmente, ¿es tan difícil considerar el carácter femenino de estos pueblos?
¿Acaso no son los moros suaves, diplomáticos, muy aptos para el comercio? ¿Acaso
no son cursis como ellos solos en sus expresiones amorosas ("mielecita
mía"
)?. ¿Acaso su aire no es voluptuosamente recargado y tienen una marcada
inclinación hacia el bienestar y el lujo? ¿Acaso no son los judíos el pueblo más
victimista y llorica de la Historia? ¿Acaso estas razas no obtienen lo que
quieren inspirando lástima y pena en lugar de abriéndose paso con el hacha doble
de la voluntad y de la fuerza bruta?

Por todos estos motivos, relaciono el Matriarcado, no con los nórdicos rojos
ni con los linajes R1a y R1b, sino con los dináricos y linajes suyos como los F,
G,  J y N3 además de otros linajes no-dináricos como el E3b. Asimismo, relaciono
el Patriarcado con ambas variedades nórdicas, aunque sí especialmente con la
nordico-blanca.

 Nota: Yo creo más probable que el matriarcado se difunda con la raza Rojo-Nórdica.
Uno de los ejemplos más claros: Los Udmurtios que carecen de dinarización, son
los más rojizos de Siberia y son Matriarcales.

 Una mujer referente es la lider Feminista Alice Schwarzer (Altamente roja en
su composición racial, carente de una sustancial dinarización): íhttp://vip.condenet.de/images/vip/14/15/6_285x425.jpg

En Barcelona hay la organización gay “Bearcelona” que son mayoritariamente
predominantes Rojo-Nórdicos, si buscáis por ese nombre en google, podréis ver
las fotos de su web.

SOBRE LA "RAZA ARIA" ―¿QUÉ ES SER ARIO?

He preferido dejar este apartado hacia el final, ahora que hemos visto mejor
el tema de las razas y los haplogrupos. Como se habrá notado, hay muchas
acepciones para el término "Raza Aria".

El primero, que era el que utilizaba yo antes de profundizar en estos
asuntos, era equiparar "ario" con "indo-europeo". Sin embargo, la cosa no es tan
fácil porque (por ejemplo) los guanches o los faraones egipcios no se
correspondían con ninguna invasión indo-europea pero sí eran físicamente
"arios".

Nota: Ni los guanches ni mucho menos los Faraones eran Arios.Los Guanches de La Palma y Tenerife tenían linaje materno U6b de origen Nordico-Blanco.

Otro, lingüístico, considera "ario" o "indo-ario" lo que otros solemos llamar
"iranio" o "indo-iranio". Este término se relaciona con invasiones de linaje
paterno R1a que eran, por tanto, de raza nordico-roja, pero sí parece claro que
estas gentes tenían una fuerte contribución nordico-blanca, quizás
especialmente en las vías autosomales y en los linajes maternos.

Según el criterio nazi, "ario" era un europeo que no tenía sangre judía,
gitana, negroide, amerindia o mongoloide en cantidades apreciables. Para la
imagen arquetípica de "ario" escogieron el tipo racial del nordico-blanco algo
dinarizado.

Hemos visto que bajo el punto de vista genético, hablar de "Raza Aria" no
tiene sentido, pero sin embargo este término encierra algo muy interesante: una
buena constitución física y mental. Siguiendo en cierto modo a David Duke, yo
digo que "Ario" es un individuo predominantemente de una de las dos razas
Nórdicas, sano, equilibrado, despierto, heterosexual, honesto, consciente
racialmente y con cuanta más sangre nordico-roja o nordico-blanca, mejor.

Nota: Personalmente soy de la opinión que “Ario”, sabiendo todos lo que
sabemos, es a lo sumo un descendiente del linaje considerado Ario, o sea
descendiente de R1a, anclarse en términos imprecisos no solo es improductivo,
sino que es perder credibilidad frente a detractores. No hace falta, en mi
opinión, venderse a la globalización y buscar términos no solo globalizantes
sino encima mal usados. El término Nórdicos sería siempre más preciso.

¿Es legítimo el término "ario" tal y como yo lo he descrito? Pienso que sí.
Muchas ramas indo-europeas tienen vocablos derivados de tal designación. Los
persas tenían ariya ("noble", del cual procede el nombre de Irán e
Irak), los antiguos hindúes arya ("honorable", "dos veces
nacido"), el nombre de "Irlanda" procede del gaélico Eire, mientras que
en Alemania encontramos Ehre ("honor", comparar con arya,
"honorable" en sánscrito), Arische ("ario" literalmente) o nombres
germánicos antiguos como Ariovisto. En otros lugares tenemos raíces similares
para designar la nobleza y el honor, como por ejemplo aristoi ("los
mejores", la aristocracia) en el mundo griego. Por todo ello me parece claro que
estos pueblos invasores y guerreros “procedentes" de Asia, mezcla de
nordico-rojos con nordico-blancos y algo dinarizados, se llamaban
originariamente a sí mismos algo así como aryas o aryan. Y si
estos pueblos tienen herederos, no son solo los hindúes ennegrecidos o los
caucásicos medio moros, sino sobretodo los europeos despiertos. Nosotros.

Sepp Dietrich, General en Jefe de la SS-Panzer Division "Leibstandarte Adolf
Hitler", no era un nórdico puro ni mucho menos, pero su obra y su condición
interior lo situaban como héroe de la órbita “espiritual” europea, a la que
podemos llamar "aria".

 Nota: La podemos llamar Nórdica y tendrá pleno sentido y fundamento. 

LA EVOLUCIÓN DE LOS LINAJES Y EL FUTURO DE LA ESPECIE HUMANA

La evolución de los linajes paternos. En marrón claro, linajes de la raza
pigmeoide y proto-Mongoloide Khoisanida/Capoide, en marrón, linajes de la raza
pigmea (negroide), en marrón oscuro la raza congida (negroide), en amarillo la
raza mongoloide (no está desglosada), en verde la raza dinárica (Centralida
Eurasida) en rojo la raza nordico-roja (Euro-Sibérida) y en blanco la raza
nordico-blanca (Európida). Sólo las partes blancas y rojas representan linajes
de origen europeo. Se especula con que quizás el linaje Q (Siberia) pueda ser más
rojo que dinárico, quizás "proto rojo". Nótese que ambas razas nórdicas
constituirían las variedades humanas más  evolucionadas, mientras que las
variedades africanas serían los modelos evolutivos más primitivos.

La evolución de los linajes maternos. En marrón claro, linajes de la raza
pigmea (africana), en marrón oscuro la raza congoide (negroide), en amarillo la
raza mongoloide, en verde la raza dinárica (Centrálida Eurasida), en rojo la
raza nordico-roja (Euro-siberida) y en blanco la raza nordico-blanca (Európida).

Mucho se puede especular entorno a estas gráficas, pero en mi opinión
personal, parece claro que los mejores (o más avanzados evolutivamente)
elementos de las variedades khoisanidas de las regiones fértiles de África
pasaron a formar, en las montañas, a la raza dinárica, hecha en base a una
selección natural y/o artificial de la que los peores elementos genéticos (los
negroides modernos) quedaron fuera. Asimismo, los mejores elementos de la raza
dinárica, agrupados en bolsas de población en Europa y sometidos a los rigores y
a la selección natural de la última glaciación, estuvieron en la base de la
formación de ambas razas nórdicas, que constituyeron el siguiente escalón que
dejaba obsoleto al escalón anterior (los dináricos que no mutaron). Los
nórdicos, corazón de la actual composición racial europea, fueron, pues, las
únicas razas humanas cuya trayectoria evolutiva, guiada por la Providencia, les
hizo superar victoriosamente selva, montañas y nieve. Probablemente la única
raza adaptada a tierras desérticas es la Cóngida, la cual nunca hubiese
desarrollado la piel negra en las densas selvas centroafricanas.

Nos enfrentamos ahora a una siniestra corriente que pretende crear una
nivelación genética, a fin de convertir a la Humanidad en un rebaño apto para
ser sojuzgado y subir unos puntos el cociente intelectual de las razas más primitivas gracias a la mezcla con razas mentalmente más desarrolladas. Ahora, en los
tiempos de la lucha por los recursos y del envenenamiento de la Tierra y de la
sangre de todas las variedades humanas, se impone la necesidad de una nueva
selección y un nuevo salto evolutivo que deje obsoleto, no sólo todas las razas
humanas anteriores, sino al mismo Homo Sapiens como especie. Las razas nórdicas
están llamadas a este gran salto genético, y todo lo que ahora se gesta en
términos de cambios y agitaciones, encontrará su sentido en el nacimiento de una
nueva variedad, más que humana, de la que el hombre europeo será padre. De los
mejores “blancos” (nordificados) modernos saldrá ―entre durísimas pruebas y
cruentas luchas prontas a llegar― el superhombre, y todos los tipos humanos que
no hayan estado a la altura de las nuevas necesidades evolutivas, sencillamente
habrán quedado fuera de la Eugenesia y de este plan divino que no cesará hasta
que la evolución, la selección y la depuración lleven a nuestros descendientes
al ascenso de cotas inimaginables, en las que llegarán a ser iguales que los
Dioses.

La necesidad de esta gran Obra biológica fue captada hace no mucho tiempo por
Adolf Hitler. Todo aquello que se desencadenó con su llegada al mundo ―el
Nazismo, el Reich, los planes SS, la II Guerra Mundial― no fue más que un
chispazo prematuro, una reproducción, a escala pequeña, de lo que habrá de pasar
cuando finalmente llegue el líder prometido y termine definitivamente la era del
Sistema y de la mentalidad “anti-blanca”.

PARA REFLEXIONAR

 1- Se habrá observado que cada raza, en su pureza, tiene una armonía
interior que se manifiesta en la coherencia de sus facciones externas.
Los
nórdicos rojos son netamente colorados y de cabello naranja, mientras que los
blancos son más bien dorados y rubios, los dináricos son marronosos y de
cabellos negros, y así con todo. Sólo la mezcla entre razas perturbó esta
armonía primigenia, produciendo el cabello castaño, los ojos verdes, las pecas,
personas rubias de ojos marrones, personas morenas de ojos azules, etc. El
primer efecto de las mezclas, por tanto, es destruir la coherencia genética de
los rasgos raciales, y ello tiene innegablemente su eco en el campo espiritual
(separar cuerpo y mente es una majadería, ya que ambos están relacionados). Tras
la formación de las razas, no hay mezclas compatibles, sólo mezclas más
incompatibles o menos incompatibles
que otras. Sí se podrían lograr cosas
interesantes mezclando diversos rasgos, pero eso se correspondería con un cruce
planificado (como fue probablemente el que dio lugar a los nórdicos blancos), y
no con una procreación al tuntún.

En cuanto a las mezclas en sí, podemos concluir que son una sencilla chapuza
genética digna de collejas: cada raza es el resultado de largos y cruentos
procesos de depuración, afinamiento, aislamiento, adaptación y selección
natural
. En tiempos en los que la vida era pura y la Naturaleza seguía su
curso inalterada, cada raza caminaba su propio camino, derechita hacia
convertirse en otra especie distinta, antes de que viniesen los fariseos de
siempre a pervertirlo todo, a consumar su odio anti-ario y su instinto de
envenenamiento de la nobleza biológica mediante la prédica de la igualdad y la
apología del mestizaje desordenado. Cruzarse con otra variedad —cuanto más
lejana y baja en la escala evolutiva peor— es simplemente una abominación, una
patada a todo el trabajo de perfeccionamiento y selección natural y sexual de
decenas de miles de años. Si los genes pudieran hablar, escupirían en la cara de
toda persona que cometiese de esa manera un crimen contra la Genética, contra la
Naturaleza y contra la Evolución, envenenando la sangre de sus descendientes con
genética exótica y condenándoles a una condición humana "rebajada".

 2- Se observará también que las razas más primitivas tienen siempre inculcado
el instinto de procrear con las más modernas. En otras palabras, tienen una
inmensa promiscuidad, una pulsión desmedida y un impulso incontenible de unirse
sexualmente a las variedades nórdicas, lo cual se ha traducido, desde siempre,
en millones y millones de violaciones y raptos de mujeres europeas [11],
incluyendo la epidemia de violaciones sin precedentes sufrida hoy en día
"gracias" a la inmigración en Europa o a la "integración" en Norteamérica, o la
trata de “blancas” del Este de Europa, siniestro comercio en manos judías. Esto
responde sin duda al deseo instintivo de mejorar el código genético propio sin
evolución, es decir, sin el esfuerzo prolongado que supone someterse a una
rígida selección natural. También responde a una sexualidad animalesca,
desarrollada para compensar con cantidad numérica una menor
calidad individual. Sin embargo, no lo excusa porque el código genético
no se mejora con ese tipo de patadas a la biología, sino como acabo de decir,
mediante la Selección Natural (y/o sexual y/o artificial). Por otro lado, el
cruce sólo "beneficiaría" a la raza más primitiva involucrada, mientras que la
más moderna resulta contaminada y bastardizada: siendo las primitivas los
antepasados de las modernas, los nórdicos sólo pueden aspirar a un retroceso de
decenas de miles de años en la evolución de su código genético y a traumatizar
su genoma para siempre si se cruzan con otras razas. Si a esto añadimos una
mayor inocencia y despreocupación de las razas modernas (la autoconfianza en la
capacidad propia relaja las defensas ante humanidades más astutas gracias a su
impotencia para ir de frente "con la espada en la mano"), nos encontramos con
una gravísima amenaza de retroceso en la evolución humana. Puesto de un modo
directo: el indecente descontrol y la sucia promiscuidad sexual de las razas
primitivas
(también de los individuos más enfermos, disgenésicos y
defectuosos de las razas modernas) es una amenaza para la integridad genética
de las razas modernas, y por lo tanto para las garantías de evolución de toda la
Humanidad
.

 3- Para que una población mute (y por lo tanto evolucione, porque la MUTACIÓN
y la SELECCIÓN NATURAL son los ingredientes de la evolución), es imprescindible
que no se mezcle con poblaciones genéticamente diferentes que alteren sus líneas
directas. Repito: la mezcla de razas atenta, literalmente, contra la evolución.

 4- Hoy en día, cuando la inmensa mayor parte de la población blanca puede
considerarse mezclada, lo mínimo que podemos hacer mientras la ingeniería
genética, los "bebés a la carta" y demás avances no se impongan (de momento), es
elegir bien la persona con la que vayamos a tener hijos. No basta con que sea
“blanca”; ha de ser genéticamente compatible con nosotros
, lo cual se
determina con un análisis de las facciones y, en última instancia, un análisis
genético, que supera con creces las posibilidades de los arduos estudios
genealógicos del pasado (como aquellos empleados por la Inquisición española o
las SS nazis). Se debe seguir la antigua Ley de las Castas: lo similar se une
a lo similar
. Con vistas a esto, el triste matrimonio burgués de hoy, basado
en el beneficio material, en la prostitución, el parasitismo, el engaño y la
indolencia, debe desaparecer a favor de la idea de que el matrimonio es, ante
todo, una misión
en favor de la Especie y de la perfección del código
genético de nuestros descendientes.

 5- Hay quien piensa que la relativa “rareza” de la genética
nórdica es una desventaja. En mi opinión, es una ventaja, por el simple
hecho de que un mezclado es fácilmente reconocible: se le ha oscurecido
la piel y/o los ojos y/o el cabello y/o la frente pierde su
verticalidad y/o la barbilla se debilita y/o la nariz se corrompe y/o
el cráneo se acorta y/o la piel se torna colorada y/o se reduce o
aumenta la altura etc.: las razas nórdicas no perdonan las
transgresiones sanguíneas, y penalizan automáticamente, con marcas
físicas, la más leve infracción de su integridad genética. Las otras
razas, en cambio, presentan algunos rasgos más semejantes entre ellas: como el
color de los ojos, la piel, el cabello o la estatura. Por otro lado,
una pareja de "mediterráneos" (entrecomillo porque realmente no existe
una "raza mediterránea"), puede dar a luz a un hijo más nordico-blanco
o nordico-rojo que ellos (sólo cuando cada miembro de la pareja es
portador de las piezas genéticas clave y el azar las junta), pero nunca
podrán dar a luz a un hijo puro porque sus genotipos están mezclados y
tendríamos que estar hablando de una carambola del azar y la casualidad
muy rocambolesca o de padres tan puros que nunca podrian ser
considerados “mediterráneos”, porque un "mediterráneo" no tiene un
genoma puro y esto está probado genéticamente, pero un nórdico que
aparente puro siempre lo va a ser (nunca podrá transmitir caracteres
oscuros si se cruza con un cónyuge de su misma pureza racial). Por otro
lado, los nórdicos compensan su “rareza” estando especialmente dotados
para la supervivencia, la organización y el ingenio, y desarrollando
una mayor belleza para garantizar el éxito reproductivo. Esto
funcionaba bastante bien antes del advenimiento de los males causados
por la Civilización y el principio del mestizaje y la disgenesia.

 6- Aparte de los tres tipos puros descritos, también hay infinidad de mezclas
peculiares entre razas "caucasoides" que han quedado definidas (que si
céltico-nórdicos, que si Neo-danubianos, que si Nóricos…), pero no me interesan
―al menos no en este post― porque precisamente son mezclas y no tienen nada que
aportar en cuanto a calidad. Las que interesan son las razas puras, y debería
ser tarea de una autoridad fuerte el separar de nuevo los componentes genéticos
de los europeos con vistas a obtener cada raza en estado puro.

 7- Ante todo, interesa ir reduciendo la herencia extra-europea cónguida
(especialmente en el Sur) y mongólida (especialmente en el Este y
Noreste) mediante un programa de selección y cruces planificados, dando
prioridad así a la pérdida de la genética exótica. La selección de
embriones y la ingeniería genética podrían ser herramientas fantásticas para la
limpieza de la mal llamada “Raza Blanca”, pero para eso deberá superarse el
oscurantismo anti-genético, anti-científico, anti-evolución,
anti-selección-natural y anti-eugenésico de los Medios de Comunicación,
manejados por la Finanza Internacional ―que, como producto judío que es, sólo
busca corromper y hundir cualquier cosa noble y pura en el fango y en la materia
pútrida de un orden inferior, se regodea con la disgenesia y, por supuesto, no
quiere saber nada de perfeccionar a la Especie, sino de ganar dinero sin
trabajar (esto es, beneficiándose del trabajo de otros: usura, algo que
nada tiene que ver con mejorar el código genético ni superar los límites del ser
humano).

Paso siguiente sería separar la sangre dinárica de las variedades
nórdicas
. Aquí cada cual tendrá su opinión, pero la mía ya la he
introducido: la raza dinárica, procedente de Oriente Medio ―y a pesar de ser, al
parecer, la "antepasada" de ambas variedades nórdicas―, representa las
corrientes venenosas en el seno del organismo europeo, como he dicho: el Judaísmo,
el Cristianismo y el Islam fueron traídos por corrientes
dinarizantes procedentes siempre de Oriente y de Noráfrica. Pensar que tuvieron
algo de positivo para Europa se le antoja una majadería bajo un punto de vista
objetivo a cualquiera que haya estudiado la Historia desde un punto de vista
racial. Creo ser objetivo cuando digo esto, porque yo, como la inmensa mayoría
de los "blancos", estoy dinarizado. También fui objetivo cuando hablé a favor de
la variedad nórdica blanca, porque yo soy más predominantemente nordico-rojo.

Nota: el Judaísmo, el Cristianismo y el Islamismo fueron traídas por corrientes mezcladas, desarraigadas y con una gran falta de identidad racial. No es atribuible a ninguna raza los errores de las comunidades multirraciales y/o mezcladas. En todo caso, el único error de estas fue mezclarse, probablemente a base de violaciones.

El objetivo final, pues, debería ser conseguir aislar en estado puro a
ambas variedades nórdicas
, que son las que han demostrado ser el elemento
activo, luchador, constructivo y creativo en el seno del mundo europeo, amén de
que ambas variedades son las únicas razas y linajes (R e I por lado paterno, H,
V y U, K por lado materno) indígenas de Europa, y las que están más en peligro
de desaparecer por culpa de 2.000 años de contra-selección y disgenesia
judeo-cristiana, tendencia a la ambición y por tanto a las guerras fratricidas
[14], decadencia inducida por el confort, materialismo capitalista, un
estilo de vida insano y encima rareza de sus genes. En cuanto a la preferencia
por una de las razas nórdicas, la opinión de un servidor es que la variedad
blanca es más interesante que la roja (entre otras cosas, está mejor adaptada al
Sol y por lo tanto a la colonización de lugares más cálidos) y quizás
debería otorgársele mayor predominio y prioridad de multiplicación también en
virtud de sus reducidos números, aunque la roja sin duda también merece ser
preservada y depurada igualmente, especialmente cuando el pozo genético de
estados como España o Francia está absolutamente plagado de esta genética.

Nota I: Yo soy del parecer de regenerar la pureza racial de las comunidades
de las tres razas o recuperarlas y aislarlas en caso de no ser posible
regenerarlas.

Nota II: Los rojos a diferencia de los blancos no necesitan sintetizar
melanina y toman la vitamina D de la leche, la cual beben como quien bebe agua,
esa extrema tolerancia a la leche sería beneficiosa para habitar planetas
alejados del sol.

 8- El hecho de que las razas aun puedan mezclarse entre sí y tener
descendencia fértil implica que la creación de las razas (que no son más que el
primer paso de la creación de nuevas especies) no está completa, y por lo tanto,
la creación del ser humano está aun sin terminar. Realmente, el mismo ser
humano no es más que un escalón provisional hacia la creación de algo que lo
supere. Las razas nórdicas estaban a punto de convertirse en otra especie antes
de la penetración dinárica (comunidades de ambas razas Nórdicas colisionaron
antes de eso), que supuso una regresión en el código genético europeo y
probablemente un "acercamiento" del mismo a razas exóticas. A
pesar de ello, no hay que olvidar que sin duda las dos primeras razas que se
mezclaron en Europa fueron precisamente ambas variedades nórdicas, y que
seguramente esto contribuyó a difuminar el sentimiento de identidad racial en
varias comunidades y a un potencial caos interno de dicha comunidad. Ahora, en
las turbulencias venideras, nuevos mandos iluminados por una misión biológica
deben destacarse, atraer la Ciencia hacia ellos y venir a separar alquímicamente
el grano de la paja retomando la evolución ascendente de las razas nórdicas allá
donde quedó, para operar una masiva mutación genética en la Raza Blanca y
favorecer el ascenso de una nueva especie, mejor dotada y más dura e
incorruptible, que complete la evolución y creación humana convirtiendo al
vetusto Homo Sapiens en una "versión" obsoleta de forma parecida a como el Homo
Sapiens superó al Neandertal. Puesto que la Providencia espontánea ya no
funciona para favorecer la evolución en un mundo corrupto y artificial, debe
instaurarse lo que ya se ha llamado evolución consciente, un proceso
guiado de mejora genética, bajo el paraguas de la Eugenesia, la selección
artificial, la selección sexual y la ingeniería genética.

 9- Que las razas nórdicas no son perfectas ―y, por tanto, son susceptibles de
ser mejoradas― está claro por el hecho de que hayan caído en la mezcla de su
sangre, provocando la decadencia del mundo. De haber sido perfectas, ambas
seguirían siendo 100% puras. Llegar a la construcción de una raza incorruptible
debería ser el objetivo de cualquier proceso de superación del ser humano.

 10- Debemos tener presente que la Civilización no existe para facilitar el
desarrollo de la cultura, de la tecnología o del lujo, sino para favorecer el
desarrollo del ser humano mismo: la evolución del código genético. Y es que la
Civilización depende de los genes, no viceversa
. Bajo esta óptica, además,
la cultura, la ciencia y la tecnología son cosas que no pueden mantenerse
indefinidamente, porque dependen de la capacidad genética de una minoría de la
humanidad, capacidad genética que no es ilimitada y que lleva ya miles de años
degenerando y derrochándose sin parar y sin ser mimada o renovada. Así, la
tecnología debe estar al servicio del avance del hombre, no el hombre al
servicio del avance de la tecnología
. Con esto en mente, la Genética es sin
duda alguna la rama científica que, amén de estar creciendo y avanzando en la
actualidad más rápidamente que ninguna otra rama, ofrece las posibilidades más
fantásticas para regenerar a la Civilización Occidental entera.

 11- Como reflexión final que anunciará el siguiente post sobre este tema, se
recordará que dije que en Europa también hay otros aportes aparte de los
blancos, rojos y dináricos. Prestaremos atención a las razas no-"caucasoides" en
un post futuro, y veremos hasta qué punto hay pequeñas cantidades de sangre
mongoloide o negroide circulando por las venas de muchos europeos considerados
perfectamente “blancos” e incluso nórdicos.

Ir a la anterior página                                                       Ir a la siguiente página


*Nordic Thunder ha publicado este artículo con la colaboración de Valgard y Arminius.
*Todas
las opiniones vertidas en el artículo no tienen por qué coincidir con
las opiniones del autor del mismo o de los colaboradores.

*Excepto
la exposición de las tres razas europeas y sus descripciones que son el
motivo principal de la publicación del presente artículo en este
espacio, las teorías vertidas sobre el matriarcalismo, patriarcalismo y
ciertos aspectos psicológicos hereditarios o comparativos atribuidos a
dichas razas, así como otros temas tratados en este artículo, están
completamente abiertos a los aportes de nuevas investigaciones.

*La
difusión de este artículo y su contenido no pretende exaltar el odio
racial sino fomentar la concienciación de la población para con la
importancia de la preservación de la biodiversidad humana del planeta,
como parte inalienable del todo de la naturaleza.
Sin
embargo, se defiende el derecho de los humanos a decidir sobre su
propio futuro biológico y en consecuencia a la separación racial, con
el objetivo de preservar su comunidad etnico-racial. A la vez se opone
a la esclavitud/manipulación/encaminación/canalización de los
individuos en pro de un plan mundial diseñado por unos pocos, con
propósitos claramente raciales y de destrucción de la diversidad humana
por grande o pequeña que esta sea, entendiendo que nadie está en
posición de juzgar los caminos de la naturaleza y sus destinos, puesto
que no sabemos nuestro papel en el universo ni cual es el camino
correcto.
Así
como entendemos que haya individuos que prefieran mezclarse, creemos
que esa decisión es personal y debe garantizarse a las personas
espacios donde poder vivir entre sus semejantes así como impulsar
proyectos de limpieza genética para aquellos que quieran contribuir a
la ordenación de la humanidad o simplemente dar una herencia limpia a
su descendencia.

*Con
el artículo se pretende principalmente acercar y dar a conocer de una
forma más atractiva las tres razas predominantes de Europa, ayudar a
que los nordicistas enfoquen de manera correcta sus objetivos raciales
y dar la oportunidad de que otras razas como la Dinárica también
despierten el interés de sus miembros y profundicen en sus atributos.
Así como Nórdic Thunder es nordicista y su atención recae
principalmente en las dos variedades raciales Nórdicas, Valgard es un
separatista racial y centra su atención en todas las razas,
especialmente en las tres variedades europeas que dan forma a la
composición racial de la mayoría de europeos.

Aquesta entrada ha esta publicada en Antropología Física. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

3 respostes a La nueva clasificación racial — Las Razas Europeas (Part III)

  1. Benkomo diu:

    Si el linaje R1a se corresponde a la raza Aria indoeuropea, resulta que los eslavos del este ysobre todo los Pashtunes afganos y otros pueblos como tadjikos o cachemiros son los más Arios, que iraonía…

  2. miguel angel diu:

    cuanta estupidez, ¿y esto esta probado cientificamente? jajaj

  3. Maximiliano diu:

    muy interesante!

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Canvia )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Canvia )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Canvia )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Canvia )

Connecting to %s