La nueva clasificación racial — Las razas europeas (Part II)


La nueva clasificación racial — Las Razas Europeas (Part II)

 

RAZA PIGMEA NÓRDICA ROJA (también llamada red nordid, red race,
raza roja, raza eurásida, raza de las nieves del Oeste o raza Brünn ―aunque hay diversas acepciones para el término “Brünn” y esta sólo es una de ellas). Homo SS Pygmaeus Rufulus.

red_nordid_nordico_rojo_raza_race_nordic

Este hombre, procedente del norte de Inglaterra, es un nordico-rojo de una pureza altísima para hoy en día, y ya casi imposible de encontrar, incluso en zonas donde hay mucha herencia genética nordico-roja. Se aprecia el pelo naranja, las cejas escasamente pobladas, los ojos azul-oscuro y la piel completamente colorada. Nótese una configuración facial más
dura, más maciza, más ancha y, si se quiere, más basta, que la raza
nordico-blanca: así como la variedad blanca inspira serenidad, orden y
equilibrio, la variedad roja inspira cierta inquietud, más impulsividad, más
brutalidad y más agresividad encerrada, como mayor tendencia a la tiranía y al
alcoholismo. Es también una raza más pasional, menos “etérea” que la
nórdica-blanca y más “densa” materialmente hablando, de mayor carácter y genio,
así como de mayor “fuerza bruta” muscular, seguramente mayores niveles de
testosterona, más labia y mayor apego a la Naturaleza, lo cual probablemente fue
lo que les hizo desarrollar tantísimo la medicina natural (los egipcios
tenían un conocimiento sencillamente asombroso de los efectos medicinales de
miles de plantas, y está demostrado que ya hacían trepanaciones). Probablemente
aquí jugaban las mujeres un papel destacado, de donde puede proceder el
arquetipo de la “bruja”, que en tiempos medievales era relacionada sobre todo con mujeres pelirrojas.

red_nordid_nordico_rojo_raza_race

· Estatura: Media-baja (en torno a 1’65m).

· Constitución: Masiva. Huesos fuertes y anchos. Tendencia a la
acumulación de masa corporal, ya sea en forma de músculo o grasa. Hombros bajos
(tendencia al desarrollo del trapecio).

· Ojos: Abiertos, azul oscuro, marino y profundo, pupila pequeña, distancia
media entre ojo y ojo. Cuencas oculares grandes, cejas muy escasamente pobladas,
altas y algo arqueadas en los extremos exteriores (a diferencia de las cejas rectas nordico-blancas, y que además están más pobladas). Arcos
superciliares menos marcados que en la variedad blanca.

· Nariz: Un poco más baja, más ancha, más redondeada y más carnosa en
general que la nordico-blanca.

· Orejas: Más finas y algo más pequeñas que las Nordico-Blancas, tendencia a la punta apuntando al exterior.

· Boca: Labios extremadamente finos y apretados, surco naso-labial delgado.

· Dentadura: Recta, vertical, poca diferencia de altura entre diente y diente. Tendencia a aumentar la separación entre diente y diente en las mezclas con dináricos. Esto puede ser debido a que se hereda una boca grande y espaciosa, que los dientes dinarizados no pueden “rellenar” del todo.

· Cabello: Naranja, liso.

· Vello corporal: Medio-escaso, aunque en las mezclas con dináricos el
vello se vuelve muy denso. Tendencia a barbas y bigotes espesos.

· Piel: Carecen completamente de eumelanina, niveles altos de
feomelanina. Piel roja, colorada o sonrosada, extremadamente sanguínea. En las
mezclas con otras razas, el aspecto sanguíneo se concentra especialmente en el
rostro, y dentro del rostro, en las mejillas y en el mentón. Las personas con
tendencia a ponerse visiblemente coloradas, ya iracundas,  acaloradas o
avergonzadas, tienen siempre un aporte nordico-rojo (por ejemplo, a Alejandro
Magno, en momentos de ira, se le ruborizaba incluso la piel del pecho, a pesar
de que, según su busto, parece un nordico-blanco levemente dinarizado y con muy
poca influencia roja). En personas donde predomina la raza roja, el gen MC1R
está desactivado, por lo que esta gente, a diferencia de los nórdicos-blancos
puros, pierden la capacidad para pigmentar la piel y tienen, en cambio, mayor
riesgo de contraer dolencias relacionadas con la piel, especialmente cuando son
expuestos al Sol. En resumen, la raza roja pura es incapaz de producir melanina,
y la exposición prolongada al Sol la daña y la predispone más que las otras
razas a contraer un cáncer de piel.

· Cráneo: Braquicéfalo, occipital plano. Mayor capacidad craneal que
la variedad blanca y que la raza dinárica. Rostro más ancho que la variedad
blanca.

brachicephallic braquicefalia braquicefalo brachicephallia alpine alpinos

Los nordico-rojos puros son planooccipitales, lo cual, en combinación con su anchura de huesos temporales (sienes), los convierte en los braquicéfalos por excelencia, responsables de la forma craneal del tipo antes denominado “alpino”. Además de eso, existe cierta tendencia a tener unos músculos nucales fuertes y a acumular grasa en la zona subnucal. El fenómeno de los muchelines en la nuca es impensable en un nordico-blanco.

· Frente: Muy alta y recta verticalmente vista de perfil ―más que los
nordico-blancos.

· Mandíbula & mentón: Mandíbula fuerte, cuadrada, ancha y
poderosa, mentón prominente.

· Perfil del rostro: Muy vertical, ultraprogresivo y muy recto
(ortognato, ángulo facial muy abierto, más que en la variedad blanca).

· Otros rasgos: Metabolismo acelerado, circulación sanguínea muy
activa, aspecto muy juvenil cuya frescura se conserva mejor incluso que en los
nordico-blancos.

Mayor sensibilidad al dolor térmico, menor sensibilidad al dolor eléctrico.
Los pelirrojos de alta pureza generalmente necesitan un 20% más de anestesia que
las personas normales.

Facciones faciales en general duras e incluso de aspecto cruel, arrogante y
amenazador.

Aspecto muy masculino en los hombres. Mujeres con tendencia al
asilvestramiento, ásperas, espontáneas, independientes y naturales, poseedoras
de una belleza sanguínea y pasional, menos “desvalida” y menos “indefensa” que
la de las mujeres nordico-blancas.

Las pecas no son patrimonio de la raza roja, ni de ninguna otra raza en
estado puro. Sí parecen ser comunes, en cambio, en los nordico-rojos mezclados
con nordico-blancos dinarizados. Hay que recordar que las pecas (como los
lunares) son pequeñas manchas concentradas de melanina.

La piel pálida-lechosa incapaz de producir melanina tampoco se corresponde
con un modelo racial puro, sino con una mezcla de nórdicos rojos + nórdicos
blancos, con predominio del lado rojo. Algo similar puede decirse de la piel
sonrosada, pero siendo ésta resultado de una mezcla más equilibrada.

La raza roja dinarizada ve cómo su cabello naranja se oscurece convirtiéndose
en rojo y luego en castaño rojizo, mientras que las mezclas con la variedad
nordico-blanca aportan un color rubio encendido, similar al color del fuego.

Los ojos verdes, como las pecas, tampoco son patrimonio de ninguna raza pura,
sino de mezclas. Los ojos verdes son realmente ojos marrones de baja
pigmentación
(lo mismo puede decirse de los ojos “miel”), mezclados con ojos
grises y marinos. Ya hemos visto cómo los verdes responden a un OCA2 “poco
activo”, mientras que los ojos azules, y especialmente grises, responden a un
OCA2 “desactivado”.

En su conjunto, hay que notar que la raza nordico-roja es una raza “más
nórdica” que la nordico-blanca
. Esta variedad lleva más tiempo en
condiciones árticas (se cree que ya en Siberia) y representa la selección del
frío llevada a su extremo. Así, la raza nordico-blanca, en muchos sentidos,
estaría “a medio camino” entre los dináricos y los nordico-rojos, aunque
probablemente más cerca de estos últimos. Por ejemplo, los nordico-blancos no
tienen una mandíbula tan prominente, ni tampoco la frente tan vertical, ni la
capacidad craneal tan alta, ni los huesos tan masivos, ni un esqueleto tan
sólido. Y así como los nordico-blancos están en proceso de despigmentación de
eumelanina (aun son capaces de broncearse), los nordico-rojos directamente son
incapaces de producir eumelanina, y en cambio, tras despigmentarse totalmente,
se re-pigmentaron, pero esta vez con feomelanina. Estos asuntos podrían hablar a
favor de una mayor evolución de los nordico-rojos que los nordico-blancos, pero
pienso que la variedad blanca tiene mayores posibilidades de expansión y
colonización por no estar limitada su piel por una excesiva sensibilidad a la
luz solar. También pienso que la variedad blanca es por naturaleza más
disciplinada y más ordenada.Sin embargo, la variedad roja, más capaz de producir Vitamina D sin necesidad de luz solar apenas, sin duda estaría más capacitada para colonizar planetas más lejanos al Sol que el nuestro. Cada variedad nórdica tiene sus pros y sus contras que la capacitan para desempeñar un papel diferente.

La distribución y abundancia de pelirrojos parece estar relacionada con el
grupo sanguíneo O y el Rh -, abundante en el Oeste de Europa y menos abundante
cuanto más al Este.

· Linajes paternos (Y-DNA): R o su ancestro P. R es el linaje hermano del amerindio Q. Rasgos proto-rojos se pueden encontrar especialmente en MP pero también en K2NOMP.

La distribución de los linajes rojos. Arriba, el R1a, que es el más
común en los países del Este de Europa. Este haplogrupo, que parece tener su
origen en la Urheimat de los pueblos eslavos, está también claramente
relacionado (por ese “rastro” y ese “estanque” acumulado en Irán, Afganistán y
algunas ex-repúblicas soviéticas) con la invasión irania. Abajo, el famoso
haplogrupo R1b, el más común de Europa Occidental.

La frecuencia, por regiones, del linaje R1a —asociado a los pueblos
eslavos, iranios e indo-iranios. Nótese que este haplogrupo tiene su mayor
concentración en lugares que se consideran Urheimat de los pueblos
eslavos, como Polonia, ucrania, Bielorrusia y el Sur de Rusia. Nótese también
cómo hay un brusco descenso de las concentraciones de R1a en naciones (Serbia,
Bulgaria) que, a pesar de considerarse de herencia eslava, entraron en contacto
con otros pueblos (ilirios, bizantinos, etc., mientras que los tracios y dacios
eran seguramente de linaje I) y estuvieron sometidas al Imperio Otomano. En ese
contexto, véase la diferencia entre Croacia y Bosnia, o entre Ucrania y Rumanía.
En España es probable que los pocos aportes R1a hayan venido de la mano de los
alanos y de los posteriores mercenarios eslavos empleados por Al-Ándalus, así
como de moros con sangre persa. Otro interesante detalle es la frecuencia de R1a
en países que, como Siria o Irán, estuvieron bajo dominio persa y por tanto
recibieron un flujo iranio importante. Curioso también el caso de la región
griega de Macedonia que, aun perteneciendo a Grecia, tiene mayores
concentraciones de R1a que naciones eslavas próximas, como Macedonia o Bulgaria.

Distribución del R1b en Italia, viéndose que tiene su punto fuerte en
las regiones de Emilia-Romagna, Lombardía y las zonas cercanas a los Alpes.También coincide con las zonas más prosperas y desarrolladas del país.

· Linajes maternos (mtDNA): H, V.

La distribución del linaje materno H. Irradiando desde España, este
haplogrupo se va perdiendo cuanto más al Sur y al Este de la Península Ibérica.

· Mitología: Esta raza humana estaría relacionada con lo que la
mitología trata como “Atlántida”, situada supuestamente en algún punto al Oeste
de Europa. Según la tradición, Atlántida era una civilización avanzada que
degeneró y fue castigada por los Dioses, que la sumergieron en el mar. Esta
teoría puede desecharse o aceptarse (no hay suficiente evidencia ni para lo uno
ni para lo otro), pero sí parece claro que las variedades rojas tienen su punto
fuerte en las naciones con costa cara al Atlántico.

En la mitología germánica, esta variedad se correspondería con el clan divino
de los Vanir o Vanes, un grupo de dioses de la magia, del amor, de la
salud y de la Naturaleza.

· Ritos funerarios: Esta raza, gran conocedora de la medicina y la
anatomía, parece más orientada a la conservación de los cuerpos de los difuntos
(tenemos también las cabezas cortadas como trofeos de los guerreros celtas). Las
construcciones de túmulos o tumbas subterráneas de algunas antiguas culturas
europeas en cuyo interior se depositaba el cuerpo del muerto, especialmente de
grandes líderes (quizás con la esperanza de mantenerlos simbólicamente
“hibernando” hasta que despertasen en un futuro momento de necesidad para su
pueblo), son ejemplos de esto, de donde procede el mito del “rey dormido” (que
muchas veces es un pelirrojo, como el Rey Arturo o como Barbarroja) y la
doctrina de resurrección del héroe. Los egipcios llevaron esto al extremo con
sus inmensas pirámides y refinados procesos de embalsamamiento y momificación.
Encontramos momias pelirrojas no sólo en Egipto, sino también en China, en
Sudamérica y en Nueva Zelanda, aunque puede ser complicado determinar si las
momias encontrados en turbas son o no pelirrojos, dado que la mayoría de ellas
cogen ese color por las propiedades de las turbas.

· Mentalidad: Relacionada con la Naturaleza y sus espíritus. Culto al Sol y
observancia de sus ciclos. Adoración por los espíritus del agua, del aire, del fuego y de la tierra etc.. Esta raza
parece más dotada que la variedad blanca para los asuntos de esoterismo y
“magia”, mujeres con grandes conocimientos medicinales (brujas).

· Psicología, idiosincrasia y carácter racial: Psicológicamente es una
raza “poco equilibrada”. Gran Memoria, amor por la Naturaleza, ellos forman
parte de la naturaleza, patriotismo, ostentación, apego a la tierra natal,
inteligencia, diplomáticos, personalidad impredecible, tendencia a los ataques
de cólera, propensión a los excesos en materias de violencia, pero también a una
alegría desbordada. La antigua medicina Ayurveda de India describe a los
pelirrojos como de temperamento “sanguíneo” (prueba además de que el pelo rojo
no era desconocido en India, y que hubo pelirrojos en la migración indo-irania).
Fuerza, dureza, ferocidad, carácter muy desarrollado, individualismo,
temperamento. Esta raza sin duda es la raza de la pasión, del fuego, de la ira,
de los extremos e incluso de cierta crueldad.

Formas de sociedad masificadas y pseudo-comunistas como los Dináricos. En
sociedades multirraciales son dados a la política. Mujeres independientes y en
ocasiones bastas con episodios opuestos: de una cierta “tiranía” del hombre a
una extrema empatía y afectividad. Una forma de ser más ruidosa y dionisiaca que
los nórdicos-blancos, que es uno de los motivos por el que los peninsulares
solemos decir que encajamos mejor con los irlandeses (con gran herencia
nordico-roja) que con poblaciones de mayor aporte cultural y genético
nordico-blanco y más “serias” ―como por ejemplo los ingleses, alemanes o
escandinavos.

A juzgar por bastantes yacimientos y momias, y por las descripciones de los
pictos escoceses (considerados esencialmente rojos), parece que esta raza era
dada a los tatuajes (incluso en la cara) y a las pinturas corporales, utilizando
un pigmento azul que en Escocia era llamado woad.

· Distribución: Esta raza tiene su núcleo más puro en Escocia y Norte
de Inglaterra, relacionada con el R1b (hay más R1b en otras zonas, pero está
también más mezclado en sus vías autosomales o no-directas). En España, el
núcleo R1b-raza roja más puro que existe bajo el punto de vista de la Antropología Física, se encuentra en Navarra, zonas
subpirenaicas de Aragón y el País Vasco, y posiblemente en alguna región asturiana. El R1a no tiene un núcleo puro conocido al nivel del
R1b.

(Click para agrandar). Distribución de la genética nordico-roja por países.
Oscuros los países con mayor cantidad y/o pureza de genética nordico-roja. Así
como la distribución de la genética nordico-blanca está bastante clara y no
tiene pegas por lo general, este mapa necesita algunas explicaciones. Por un
lado, hay infiltraciones rojas bastante profundas en África, comprobadas por
análisis genéticos. En Camerún, por ejemplo, hay una cantidad nada desdeñable de
linajes paternos R1b, aunque es obvio que, como en el caso de los sudamericanos
mestizos, está extremadamente mezclado. Probablemente lo que más sorprenda es
que haya genética nordico-roja en Asia Oriental, pero realmente no es tan
difícil de creer viendo las tendencias que tienen algunos de sus habitantes,
especialmente los japoneses, manchúes y koreanos, pero en general en toda la
zona, a la piel clara y al sonrojamiento, así como a una estatura algo mayor que
la de los tipos más “amarillos” y más del tipo “vietnamita” o “cantonés”. También hemos de recordar los casos de momias pelirrojas halladas en Xinjiang, que confirman la penetración europea en esa tierra y los esqueletos analizados de Duurlig Nars, Noreste de Mongolia, con linaje paterno R1a y materno U2e1.

· Historia por encima: La raza nordico-roja tendría una antigüedad de entre 40.000-15.000 años. Parece claro de momento que los haplogrupos R proceden de uno o varios linajes de la raza dinárica, de la que mutaron y evolucionaron (ven esquemas en el apartado de Evolución de los linajes). Del haplogrupo P, derivan el Q originado en Siberia y el R originado en el Sur de los Urales. La mayoría de Q se dirigirían al Este y la mayoría de R al Oeste, excepto R2 que migraría hacia la India, hasta mutar a R1, formar los linajes R1a y R1b y, más adelante, los R1b migrarían hacia África (Camerún) y Europa (Península Ibérica y Gran Bretaña). Los R1a se expandieron por el Este de Europa y por Asia, y se asocian a los eslavos y a los arios. Los R1b del País Vasco-Navarra podrían ser de los más representativos lingüística y culturalmente. También penetraron en el Norte de África. A pesar de que el linaje materno UK, que es nordico-blanco, es el linaje europeo más antiguo que se conoce, los nordico-rojos como raza consolidada son anteriores a los nordico-blancos.

La distribución de yacimientos considerados del Hombre de Crô-Magnon ayuda a
dar una idea de la primera fase expansiva de la raza roja, si es que
relacionamos a los nordico-rojos con los cromañones (que aun no está nada
claro). Una segunda fase expansiva incluiría una mayor expansión hacia el Norte
y Este de Europa, una colonización de Gran Bretaña y el recorrido de Noráfrica
hasta llegar a Libia, Egipto y Oriente Medio, además de la colonización de todo
el Mediterráneo incluyendo Fenicia.

A día de hoy se especula
si también pudieron tener algo que ver en la formación de la raza roja otros
homínidos de especie distinta al Homo Sapiens, como los Neandertales, los cuales estaban divididos en tres o más razas, se sabe que una de las razas Neandertales era pelirroja, aunque por una mutación distinta a la de la raza nordico-roja, también algunos estudios han concluido que los había altos altos, de facciones claras y de gran capacidad craneal. [7]

Esta reconstrucción del Hombre de Neanderthal es una de tantas que se han
hecho. Según esta, el Neandertal tendría una capacidad craneal mayor que la del
hombre moderno y también una estatura más elevada, en torno al 1’90.Viendo las diferencias raciales que existen entre nosotros Homos Sapiens (comparar pigmeos con suecos, el tamaño craneal de las distintas razas humanas varía entre los 900cc y los 2000cc), no es de extrañar que entre los neandertales también haya habido razas, cada una con una estatura y una configuración corporal determinada.

Los rojos (no los celtas, que vinieron después) tuvieron el papel
predominante en la cultura megalítica (pensemos en Stonehenge en Gran Bretaña y
Carnac en Francia), en Francia, en España (en su elemento íbero), en Gran
Bretaña, en Fenicia y Palestina, en Noráfrica y también en el Antiguo Egipto
(ver mi artículo sobre Egipto, comparar Karnak con Carnac). Se acepta que la cultura y
el idioma vasco es el último vestigio cultural de la raza roja (aunque los
vascos abundan en linaje paterno rojo, a simple vista se ven, por lo general,
mucho más mezclados con no-europeos que, por ejemplo, los escoceses). Aportando
su sangre a los nórdicos blancos, la sangre nordico-roja estuvo presente en la
formación de India,
Persia, Grecia
y Roma.
Se encuentra su herencia en zonas tan lejanas como Siberia Oriental, Mongolia
(Genghis Khan era un blanco pelirrojo alto y de ojos azules), China (momias
pelirrojas, tendencia al sonrosamiento en muchos individuos), Norteamérica (los
si-te-cah, anteriores a la llegada de los mongoloides), Sudamérica (momias
pelirrojas) e incluso la Isla de Pascua (quien sonría ante esto debería leer las
investigaciones de Thor Heyerdahl al respecto).

Con el tiempo, y tras mezclas, los “rojos” tuvieron también mucho que ver en
la configuración del elemento “celtíbero” y del Imperio Español, como también
del Imperio Británico.

 

· Contexto actual: La raza nordico-roja se corresponde con el tipo
pelirrojo y quizás (no me acaba de convencer, porque parece que estos son
más bien rubios y dolicocéfalos) con el cromañoide. Tienen fama de gentes
arrojadas, muy dadas a excederse en asuntos de cólera, temperamento, arrebatos e
impulsos en general. Es conocida la importante herencia que tiene la raza roja
en Escocia, Irlanda, Gales, Inglaterra, Estados Unidos, Canadá, Australia,
Noruega y Nueva Zelanda. En España hay mucha raza nordico-roja, pero se
encuentra bastante más mezclada que en los lugares mencionados. Aun así, es muy
común en España el caso de personas con reflejos rojizos en la barba. Puede
decirse que esta raza constituye el fundamento de las naciones de Europa
Occidental (salvo Suecia), especialmente las que tienen herencia céltica (no
porque los celtas originarios fueran rojos —que eran nórdicos blancos— sino
porque asimilaron mucha sangre nordico-roja en el curso de sus invasiones y
asentamientos).

 

Sobre el R1a

Este haplogrupo se supone que, a pesar de descender de un tronco
inmediatamente común al haplogrupo R1b, se formó en el Sur de Ucrania (el R1b se
formó en el Norte de España y el I en los Balcanes). El R1a era probablemente el
haplogrupo de proto-civilizaciones antiguas como la del Kurgán, la de la
Cerámica Cordada o la del Hacha de Combate del Volga.

¿Cómo sabemos entonces que el R1a se corresponde con los pelirrojos
originarios, como sí que parece que lo hace el R1b? Más aun, si se acepta que
los eslavos, los iranios y los indo-iranios eran R1a, ¿por qué parece claro que
estos pueblos eran originalmente rubios? Una de las explicaciones que se suele
dar a esto es que los mencionados pueblos (eslavos, iranios e indo-iranios
principalmente) tenían un linaje nordico-rojo por lado paterno y un linaje
nordico-blanco por lado materno y/o por otras vías indirectas. En otras palabras,
hubo mestizaje entre nórdicos rojos y nórdicos blancos ya antes de la época
de las grandes invasiones
, y en estas mezclas, los individuos de pelo rubio
“reducen” la feomelanina de los individuos de pelo naranja, lo cual sería la
explicación al supuesto “predominio” del cabello rubio, un rubio menos platino y
más fuego, entre los pueblos descritos (así como la mezcla con individuos
morenos como los de los linajes J y E3b explicaría el cabello castaño o moreno
de muchos individuos que tienen R1b).

Un tema interesante que vendría a corroborar la “rojidad” del linaje R1a es
que este es el haplogrupo predominante entre las familias judías levíticas
(descendientes de la tribu de Levi, encargados de funciones sacerdotales), entre
las que abundan los pelirrojos. Es más que probable que este haplogrupo les haya
llegado por medio de los khazares, una condeferación de las estepas del Sur de
Rusia, mezclada con elementos asiáticos pero también expuesta a la influencia de
pueblos eslavos e indoarios, de donde probablemente procedían sus familias nobles,
que se decían pelirrojas. Otra prueba más la constituye el hecho de que, como he
dicho, la medicina ayurvédica de India hable de los pelirrojos, lo cual
demuestra que entre los indo-iranios, que eran R1a, existía raza roja.

 

Sobre el supuesto matriarcado de la raza nordico-roja

Parece claro que, en la época de expansión de la raza nordico-blanca, las
poblaciones indígenas de Europa (por ejemplo, etruscos, pelasgos y minoicos),
entre las cuales había una importante influencia roja, eran esencialmente
matriarcales. Esto ha hecho que muchos asuman que la raza nordico-roja es
naturalmente matriarcal. Como no coincido con ese juicio por muchas razones, voy
a aportar mi opinión al respecto, y que cada cual extraiga las conclusiones que
crea oportunas.

Las construcciones de la raza roja —como las estructuras megalíticas— denotan
una orientación celeste, y por tanto no concuerdan con la orientación telúrica
(cuevas, laberintos) de las construcciones típicas del Matriarcado. Por ejemplo,
Stonehenge está alineado con la salida del Sol en los solsticios (el Matriarcado
otorga preeminencia a los ciclos lunares, mientras que los cultos solares son
considerados una herencia patriarcal) muchas otras construcciones (Carnac, las
pirámides de Egipto) están alineadas con los astros y, en todo caso, todas
tienen una conformación vertical y, por lo tanto, viril. Otras señales
patriarcales aparecen en pueblos como los etruscos (la figura del Rex, los
hombres desnudos y las mujeres vestidas, la importancia concedida al rayo, y por
lo tanto al Cielo, en su religión, etc.) y los minoicos (el signo del Labrys
―hacha de doble filo―, representante de la cultura nórdica), en los cuales vemos
restos de una organización patriarcal. Los íberos, plagados de influencia roja y
probablemente gobernados por élites rojas y/ o cromañoides o proto-nórdicas
[8], eran eminentemente patriarcales, aunque ya con algunas penetraciones
culturales matriarcales. Asimismo, otros grupos donde la raza roja está
fuertemente representada, han sido patriarcales de toda la vida: los escoceses
celtizados (partícula Mac- en el apellido para denotar la paternidad,
importancia del clan) pero en cambio los pictos eran matriarcales.

Nota: Egipto era un país gobernado por una casta principalmente Dinárica mezclada con elementos
principalmente Nordico-blancos
que los genetistas parecen relacionar con el Haplogrupo T y minoritariamente Nordico-rojos. Egipto era un Patriarcado, el Faraón ostentaba el mando político, militar y religioso, el Sol era el objeto de culto preferido, las priámides se erguían orgullosa y verticalmente por encima la horizontalidad de las arenas del desierto y fue sólo mucho más tarde, en la decadencia helenística, que comenzaron a proliferar cultos de salvación “subterráneos” de carácter matriarcal procedentes de Noráfrica y Asia Menor.

El labrys, hacha de doble filo, estaba presente en la civilización minoica
(3000-2000 AEC), una cultura considerada matriarcal. Sin embargo, el hacha doble
es un símbolo masculino relacionado con el martillo, el rayo, el cielo y la
fertilidad del varón, y que procede de las proto-civilizaciones arias del Este
de Europa (el Kurgán y la Cultura del Hacha de Combate del Volga, por ejemplo) y
por tanto seguramente del haplogrupo R1a, un linaje rojo. Sin embargo, está
demostrado que los minoicos tuvieron mezcla con linajes no-europeos que
constituían la mayor parte de su población, de modo que, aunque Minos fuera
posiblemente fundado como un Patriarcado, con la mezcla de genética no-europea
iría tendiendo cada vez más hacia el Matriarcado. En mi opinión, lo mismo puede
decirse de los etruscos, que también tenían reminiscencias patriarcales, o, a la
sazón, de muchos pueblos pre-indoeuropeos matriarcales donde el R1b estaba
fuertemente representado.

¿Qué es lo que pienso yo por tanto? Mi opinión es que los nórdicos rojos eran
originariamente patriarcales, y que sólo tras cruzarse demasiado con elementos
dináricos (J, G, N3, etc.) y negroides (E3b, congoide), apareció el Matriarcado
(y otros asuntos como los sacrificios humanos) entre algunas de estas
gentes (como acabó apareciendo entre los vascos, los etruscos, los pelasgos y
los minoicos). Como es sabido, pasó exactamente lo mismo con algunos grupos
célticos: siendo originalmente patriarcales, algunos acabaron en el Matriarcado
por culpa de las contaminaciones no-europeas (o el haber entrado en contacto con
nórdicos rojos que habían sufrido estas bastardizaciones orientales y sureñas).
Y la historia se repite: llegan más oleadas indo-europeas (romanos, germanos) y
ponen fin a la degeneración… sólo para acabar cayendo en la misma trampa cuando
el tiempo pasa y la mente se relaja, que es lo que está volviendo a pasar hoy en
día con la estrogenización generalizada de la Civilización Occidental. De este
modo, el Matriarcado no se correspondería con la raza nordico-roja, sino con
variedades dináricas, mongoloides y negroides que bastardizaron a ésta.
Describiré el caso dinárico más abajo para aportar mayor evidencia y completar
el cuadro que presento.

Si algunos celtas adoptaron el Matriarcado al entrar en contacto con otros
pueblos, no hay ningún motivo para pensar que no pasó lo mismo anteriormente con
los mencionados nórdicos-rojos originarios cuando estos entraron en contacto con
pueblos procedentes de Noráfrica y Próximo Oriente, y más teniendo en cuenta el
carácter duro de esta raza.

Este es un tema que puede quedar abierto al debate.

Nota: Yo creo más probable que el matriarcado se difunda con la raza Rojo-Nórdica o como mínimo, con sus pueblos mezclados.
Uno de los ejemplos más claros: Los Udmurtios que carecen de dinarización, son
los más rojizos de Siberia y son Matriarcales.

 Una mujer referente es la líder Feminista Alice Schwarzer (Altamente roja en
su composición racial, carente de una sustancial dinarización): http://vip.condenet.de/images/vip/14/15/6_285x425.jpg

Los pictos en origen, como los vascos se les considera matriarcales.

 

Sobre el hombre de Crô-Magnon

Que algunos encuadren al tipo Cro-Magnon en la categoría de raza roja me
parece hecho muy a la ligera. Se verá que he asumido que el cromañón está
relacionado con la raza nordico-roja, entre otras cosas, por haber habitado el
Suroeste de Europa desde tiempos remotos. Sin embargo, hay numerosas dudas que
pueden surgir al respecto, que no se pueden explicar satisfactoriamente y que
demuestran que hay muchas lagunas y que aun se está muy lejos de saberlo todo.

Por un lado, las poblaciones consideradas cromañoides (guanches, bereberes,
libios, antiguos egipcios) tendían a ser más bien rubias, por mucho que hubiesen
(comprobado) algunos pelirrojos entre ellos.

Por otro lado, el cromañón era dolicocéfalo, mientras que la raza roja es
braquicéfala. En cambio, la gran capacidad craneal del cromañón (bastante
superior a la media humana moderna) hablaría a favor de su filiación a la raza
nordico-roja también de gran capacidad.

O hubo mestizaje entre nórdicos, o bien la variedad cromañoide es otra raza
distinta, o bien ambas variedades aparecieron juntas en el mismo territorio (¿o
una surgió a partir de otra?), mutando de un tronco común, o bien nada de esto
en absoluto. ¿Era el Crô-Magnon el antepasado del nordico-rojo? ¿O era el
antepasado del nordico-blanco? ¿Antepasado de ambas? ¿Era y es una variedad
aparte? Hay muchas teorías al respecto, incluyendo una que explica que el Oeste
de Europa estaba realmente poblado por haplogrupos I, y que los cromañones
pertenecían a ellos.

(Click para agrandar). Una teoría alternativa sugerida para el neolítico
europeo (año 5500 AEC). Según esta teoría (que daría al traste con
muchas cosas que aquí se han dicho), el Oeste de Europa estaba poblado por
portadores de haplogrupos I y relacionados con el hombre de Cro-Magnon, mientras
que todos los R vinieron del Este. Esto quizás podría tener más sentido, dado
que el R1b y el R1a se formarían cerca el uno del otro, en lugar de muy
separados. Otras cosas no concuerdan (no explicaría la “desaparición” de I en el
Oeste, ni su posterior relación con invasiones muchísimo más tardías como las
germánicas, por eso no he aceptado esta teoría hasta que se demuestre de una
forma sólida, y he colocado la que creo más se ajusta a la realidad. Sin
embargo, valga el ejemplo para ver cómo subsisten muchas lagunas y cómo las
teorías se van sucediendo. Estamos lejos de saberlo todo y en ciertas cosas sólo
podemos preguntar y dar palos de ciego.

Como en mi opinión no hay aun suficiente info para decantarse claramente por
una postura, describí en este apartado la que me parece la más acertada, dejo
caer esta última para que conste en acta, y el tiempo dirá si habrá que
modificarla o no.


Ira a la página anterior                            Ir a la siguiente página

 

*Nordic Thunder ha publicado este artículo con la colaboración de Valgard y Arminius.
*Todas
las opiniones vertidas en el artículo no tienen por qué coincidir con
las opiniones del autor del mismo o de los colaboradores.

*Excepto
la exposición de las tres razas europeas y sus descripciones que son el
motivo principal de la publicación del presente artículo en este
espacio, las teorías vertidas sobre el matriarcalismo, patriarcalismo y
ciertos aspectos psicológicos hereditarios o comparativos atribuidos a
dichas razas, así como otros temas tratados en este artículo, están
completamente abiertos a los aportes de nuevas investigaciones.

*La
difusión de este artículo y su contenido no pretende exaltar el odio
racial sino fomentar la concienciación de la población para con la
importancia de la preservación de la biodiversidad humana del planeta,
como parte inalienable del todo de la naturaleza.
Sin
embargo, se defiende el derecho de los humanos a decidir sobre su
propio futuro biológico y en consecuencia a la separación racial, con
el objetivo de preservar su comunidad etnico-racial. A la vez se opone
a la esclavitud/manipulación/encaminación/canalización de los
individuos en pro de un plan mundial diseñado por unos pocos, con
propósitos claramente raciales y de destrucción de la diversidad humana
por grande o pequeña que esta sea, entendiendo que nadie está en
posición de juzgar los caminos de la naturaleza y sus destinos, puesto
que no sabemos nuestro papel en el universo ni cual es el camino
correcto.
Así
como entendemos que haya individuos que prefieran mezclarse, creemos
que esa decisión es personal y debe garantizarse a las personas
espacios donde poder vivir entre sus semejantes así como impulsar
proyectos de limpieza genética para aquellos que quieran contribuir a
la ordenación de la humanidad o simplemente dar una herencia limpia a
su descendencia.

*Con
el artículo se pretende principalmente acercar y dar a conocer de una
forma más atractiva las tres razas predominantes de Europa, ayudar a
que los nordicistas enfoquen de manera correcta sus objetivos raciales
y dar la oportunidad de que otras razas como la Dinárica también
despierten el interés de sus miembros y profundicen en sus atributos.
Así como Nórdic Thunder es nordicista y su atención recae
principalmente en las dos variedades raciales Nórdicas, Valgard es un
separatista racial y centra su atención en todas las razas,
especialmente en las tres variedades europeas que dan forma a la
composición racial de la mayoría de europeos.

Aquesta entrada ha esta publicada en Antropología Física. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

3 respostes a La nueva clasificación racial — Las razas europeas (Part II)

  1. Gutierrez ha dit:

    Es curioso que miles de años después yo encaje en esta categoría. Hablas de que este tipo en España se mantiene mas pura en la zona vasco-navarra, pero que pasa con la zona del noroeste (galicia-asturias-castilla y león)?.
    Yo soy gallego y este tipo es muy común todavía en algunas zonas rurales de Galicia (ojo que no ya en las ciudades) donde ves tipos que si no los oyes hablar creerías que estás en las islas británicas.
    Sin embargo recuerdo cuando viajé por el País Vasco y Navarra ver tipos mas cetrinos y con narices mas aguileñas. Aunque ya sabemos que no siempre es así y la cosa en España está muy mezclada…

  2. edwin ha dit:

    creo que yo tengo mucha sangre nordica roja

  3. Marta ha dit:

    Los pelirrojos somos los mejores

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s