La nueva clasificación racial — Las razas europeas (Part I)

La nueva clasificación racial — Las razas europeas (Part I)
por Nordic
Thunder

PENDIENTE DE ACTUALIZACIÓN: Origen y Migración de R1b, Neolítico y Matriarcalismo.
La nueva clasificación que se presenta a continuación NO ESTÁ BASADA EN DATOS GENÉTICOS, los datos genéticos están contrastados e interpretados posteriormente. Esta clasificación racial es producto única y exclusivamente de una profunda investigación en el campo de la Antopología Física de la biodiversidad humana europea y por extensión de otras regiones del mundo .

Durante mucho tiempo, siguiendo el criterio de antropólogos físicos y
nordicistas anglosajones y alemanes principalmente, la división de las subrazas
europeas fue la que sigue:

– Nórdica: Alta estatura, piel sonrosada, constitución atlética, mentón bien modelado, dolicocéfala, cabello rubio (varias tonalidades) y ojos azules o azul-grisáceos. Considerada la
cima de la evolución humana.

Fálica: Alta estatura, constitución robusta y pesada, piel rosada, cabello rubio o claro, ojos claros (azules, grises y verdes), cráneo de dolicocéfalo a braquicéfalo, boca grande y labios finos. Gozaba de buena consideración y se le atribuían rasgos masivos y sólidos.

– Dinárica: Estatura alta o media, piel castaña, constitución delgada, nariz aguileña, braquicégalia, cabello y ojos oscuros. Considerada una raza con talento, especialmente en sus mezclas con la raza nórdica.

– Alpina: Estatura media, piel clara, constitución pesada,
braquicéfala, cabello castaño, ojos castaños o claros. Considerada bastante conformista y neutral.

– Báltico-Oriental: Estatura media o baja, piel clara, constitución
fuerte, braquicéfala, cabello y ojos claros. Se la consideraba bastante mediocre.

– Mediterránea: Estatura baja, piel morena, constitución de grácil a esbelta, nariz recta, rasgos regulares, dolicocéfala, cabello y ojos oscuros. Se le atribuían tanto característias psicológicas positivas como negativas.

 

nordic_race_raza_nordica_man_woman

A principios del siglo pasado, estos rostros eran considerados “nórdicos” sin más, cuando está muy claro que no forman un grupo homogéneo antropológicamente. En su día los agruparon para ir poniendo orden en las bases de la joven raciología, hoy estamos ya en condiciones de saber en qué consisten las notables diferencias entre estos tipos.

 

ESA CLASIFICACIÓN ESTÁ OBSOLETA.

No iban mal encaminados quienes la hicieron, pero hoy se ha
superado. Y es que ahora tras una profunda investigación de Valgard en
el campo de la Antropología Física [1] y la contrastación con datos
científicos del campo de la Genética, que ha profundizado en los
orígenes de las diversas comunidades étnicas humanas, sabemos, por
ejemplo, que:.

– La “raza nórdica” es una mezcla de nordico-blancos (los dichosos “Nordids”) y en menor medida dináricos, generalmente con algo nordico-rojo (en ocasiones llamados “Brünns”).

– La “raza fálica” es una mezcla de nordico-rojos  y nordico-blancos, a veces con aportes muy leves mongólidos.

– La “raza dinárica” es una mezcla de dináricos (o
“armenoides”) y nordico-blancos, en ocasiones con ligeras influencias nordico-rojas.

– La “raza alpina” es una mezcla de nordico-rojos, mongólidos y a
menudo, en menor medida, nordico-blancos y dináricos.

– La “raza báltico-oriental” es una mezcla de nordico-blancos, mongólidos y a menudo, en menor medida, dináricos.

– La “raza mediterránea” es una mezcla de nordico-rojos, dináricos,
nordico-blancos, cóngidos en mínima proporción y en ocasiones mongólidos en
mínima proporción.

 

No he escrito este post para fomentar divisiones entre “blancos”, sino
para mejor comprender la genética de la que somos portadores, la necesidad de
preservarla y multiplicarla y qué es lo que significa, además de para afinar el
instinto racial de la gente con vista a una selección de los mejores genes,
especialmente cuando la inmensa mayor parte de las personas están totalmente
verdes en análisis racial. Quiero dejar claro que si toco estos temas es
porque creo sinceramente que contribuirán a la fortaleza de nuestra identidad
racial y de “nuestra Civilización”
.

Lo que se trata aquí es, ni más ni menos, que la historia de nuestra
sangre
. A quien le moleste oír hablar de estas cosas, o quien las
considere faltas de importancia, que no siga. Quien piense que somos todos
iguales, o que todo esto son majaderías, simplemente que no las trague. El que
crea que hablo de asuntos puramente “estéticos” y no genéticos (la estética
es mera consecuencia de la genética
, que es lo que nos interesa),
simplemente que no profundice en esto. Aquí nadie intenta imponer nada, y cada
cual es libre para aceptar o rechazar lo que considere oportuno y sacar sus
propias conclusiones, que es de lo que se trata. Como dije en otra ocasión, no
me interesa convencer, sino aportar el material mediante el cual personas con
una mente lúcida puedan autoconvencerse a sí mismas si lo creen oportuno.

A estas alturas lo tenemos que tener claro. Repetiré las veces que haga falta
que la estética es sólo una manifestación de la genética. Separar el
cuerpo del individuo como si no tuviese nada que ver con él se me antoja la
misma patraña judeocristiana que separar cuerpo y mente como si no formasen
parte de un todo compacto.

En mi opinión, este es uno de los posts más importantes que sacaré jamás. Así
que antes de continuar, quiero aprovechar para agradecerle al camarada Valgard,
que comenta en el blog de cuando en cuanto, las molestias que se ha tomado y la
paciencia que ha tenido para enseñarme a mí, escéptico al principio, los avances
hechos en el tema de las razas y los linajes genéticos. En un principio, no le
di mayor importancia a estos asuntos, y sólo con el paso del tiempo llegué a
apreciar su significado. Puesto que Valgard, un verdadero autodidacta en
materias de Antropología Física y genética, sabe mucho más que yo sobre este
apasionante tema, me gustaría que, en la medida de lo posible, ayudase a
despejar las dudas y debates que, inevitablemente, surgirán en los comentarios.

Valgard tiene un espacio que está en la lista de enlaces de mi blog con el
nombre de Nueva info racial, y
que fue el primer lugar donde empezaron a darse a conocer estos asuntos en
castellano (también está en ruso, alemán, inglés y francés). En breves añadirá
al espacio la info aquí proporcionada.

Otro camarada al que tengo que dar las gracias por algo de info proporcionada
es Arminius, estudiante de Antropología que ya me echó en su día un cable con el artículo
de la Eugenesia
.

Gracias a ellos y a todos los que enriquecen y complementan cada artículo en los
comentarios.

También aprovecho para decir que si alguien tiene info que añadir, o alguna
contribución que crea pueda ser interesante para completar el cuadro que
presento, lo haga, porque se trata de aportar un escrito lo más completo
posible.

A estas alturas lo tenemos que tener claro. Repetiré las veces que haga falta que la estética es sólo una manifestación de la genética. Separar el cuerpo del individuo como si no tuviese nada que ver con él se me antoja la misma patraña judeocristiana que separar cuerpo y mente como si no formasen parte de un todo compacto.

EL ERROR DE LA “RAZA BLANCA” Y DE LA “RAZA NÓRDICA”

Empezaré diciendo algo que chocará a muchos, máxime cuando yo mismo muchas
veces hablo de Raza Blanca:

No existe tal cosa como una “raza blanca”.

Lo que hoy entendemos por “Raza Blanca” es realmente una mezcla, en
proporciones variables según el individuo y la zona, de nórdicos blancos,
nórdicos rojos, dináricos (las tres razas “caucasoides”), y luego aportes negroides (en particular el Sur de Europa, especialmente Grecia, el Sur de la Península Itálica y el Este y Sur de la Península Ibérica) y mongoloides [2] (especialmente el Este de Europa). Estos
elementos mencionados, en su estado puro sí que pueden considerarse razas,
mientras que la “Raza Blanca” es un término-comodín que, aunque incorrecto, sí
puede ser usado legítimamente para denominar a la amalgama de individuos de piel
clara que van tradicionalmente asociados a las culturas europeas y a la
Civilización. Nota: El término “raza blanca” es un término incorrecto y que
lleva a confusiones, como no existe una delimitación, cada persona lo adapta a
su propio interés. No debería usarse para nada, a parte, juega en favor de la
globalización. Este término debería ser sustituido por “conjunto de subrazas
claras”, entendiéndose “subrazas” como mezclas de razas reales, estas razas
reales sufrieron mutaciones únicas que las diferenciaron del resto de poblaciones
humanas.

Podemos hablar de “Raza Blanca” (o razas claras), pues, para referirnos al
abanico de tipos “blancos” creados bajo el amparo de Europa, y especialmente a
los que son portadores de sangres nórdicas, ya sea de la variedad blanca o roja.
La “Raza Blanca” (que, repito, no es una raza, sino una mezcla de razas, con lo
cual una “purificación de la Raza Blanca” equivaldría a separar la mezcla e ir
obteniendo tipos puros a partir de sangre mezclada) podría definirse, pues, como
“Nórdicos + nordificados”, o aquellos en los que en su herencia predominan las
razas europeas. Bajo esta premisa, un ruso con sangre nórdica-blanca + sangre
dinárica + algo de sangre mongoloide puede considerarse blanco, igual que un
español con mayoría de sangre nórdica-roja + sangre dinárica e insignificantes
aportes negroides. Sin embargo, esto no significa en modo alguno hacer tabula
rasa
y decir que “todos los blancos son iguales”. No, bajo el punto de vista
racial, interesa especialmente establecer una jerarquía de valor, donde se le
otorgue a las razas nórdicas (los “europeos paleolíticos”) la importancia que tienen, y donde se vuelva a apreciar ese antiguo objeto de culto que es la pureza de sangre. Nota:
Cada cual es en base a su composición genetico-racial, por lo tanto, si uno es
“5%” Cóngido, es “5%” esto hasta su muerte, evidentemente este “5%” no tiene
porque corresponder con las mismas regiones del genoma que otra persona que
tenga “5%” de esa raza y dependiendo del resto de razas que lo compongan se
manifestará de una u otra forma.

Se habrá observado que lo mismo podemos decir de la “Raza Nórdica”: es otra
mezcla, como hemos dicho, de nórdicos rojos, nórdicos blancos y generalmente
leves aportes dináricos y/o mongoloides. Lo correcto, en todo caso, sería hablar
de Razas Nórdicas y predominio de rasgos nórdicos (claridad de color en cabello,
piel y ojos, mayor tamaño, etc).

Por lo demás, que quede claro que aún no se sabe todo. Sigue
habiendo lagunas y cosas sin despejar, como por ejemplo, posibles antiguos aportes de razas de otras especies homínidas que pudiesen haber contribuido a la formación de las actuales razas, tras largos períodos de aislamiento y una fuerte selección, la ciencia moderna sigue estando
lejos de tener respuestas a todas las preguntas
. Del mismo modo que ahora
nos damos cuenta de que la antigua clasificación racial está obsoleta, es posible que en el futuro se pueda profundizar más en las condiciones que hicieron posible la formación de estas razas, aunque la Genética ha ayudado a corroborar varios puntos fundamentales de una vez por todas. En suma, no pretendo que esto sea definitivo, y
además estoy abierto a debates, puntualizaciones e incluso correcciones si son
racionales.

Para finalizar esta especie de intro, aconsejo a cualquiera que profundice un
poco en morfopsicología, es decir, en analizar la psicología de una
persona a partir de sus rasgos físicos, especialmente los del rostro. Se
encontrará que, efectivamente, las razas puras, teniendo rasgos particulares,
tienen también una psicología particular.

 

LAS RAZAS “CAUCASOIDES”

Hoy sabemos que el asunto es más fácil que la antigua complicación de
nórdicos, mediterráneos, dináricos, alpinos y báltico-orientales.

Englobo en la categoría de “caucasoide” [3] a las que podemos
considerar “razas típicas europeas”, o al menos razas que han tenido, con
muchísima diferencia, el papel predominante en el desarrollo de la historia de
Europa y de lo que hasta hoy entendíamos por “Raza Blanca”, que como ya he
repetido, es realmente una mezcla de razas.

Con el objetivo de agilizar la lectura y no coger al lector desprevenido con
algunos términos, proporciono un poco de info para ir calentando motores:

Breve descripción de algunos de los rasgos a analizar

A fin de ir familiarizando a la gente con algunas cosas, quiero explicar por
encima qué importancia tienen algunos de los rasgos a los que prestaremos
atención enseguida, introduciendo también conceptos que generalmente han sido
ajenos a la mayoría hasta ahora.

· Constitución: No se presta atención a si un individuo está delgado,
gordo o musculoso, sino a la configuración de su esqueleto, a su “chasis” y a su
tendencia genética natural a ser delgado, gordo o musculoso.

· Ojos: El color de los ojos viene dado por los niveles de melanina,
producida por los melanocitos del iris. Los tipos “puros” de ojos son los
marrones oscuros casi negros, los marrones, los grises
blanquinosos y los azul-oscuro
. El verde es realmente marrón despigmentado
por mezclas con tonalidades claras, mientras que el azul-celeste “luminoso” es
mezcla entre los grises blanquinosos y los azul-marinos (sin contar el rosa y
rojo de los albinos, que no son una raza).

Dos (seguramente más, aunque no se conocen) son los genes que influyen en la
pigmentación del iris: el HERC2 y el OCA2. La mutación de los ojos claros tiene
que ver con el gen OCA2, una proteína que transporta tirosina (un aminoácido
precursor de la melanina) y que regula la cantidad de melanina en los ojos
(mucha melanina: ojos oscuros; poca melanina: ojos verdes). Una mutación en el
HERC2 (gen adyacente al OCA2), es lo que “desconecta” totalmente el mecanismo
del OCA2, “impidiendo” su “manifestación” y produciendo el color claro en el
iris del ojo.

¿Cómo se produce el color azul? Sencillamente, en los ojos marrones, la luz
es absorbida por la melanina de las capas externas del iris. Pero en los ojos
azules, las capas externas no tienen melanina o tienen muy poca, de forma que la
luz pasa a las capas internas, donde es dispersada por las proteínas de tal modo
que, al reflejarse de vuelta por el iris, da un color azul. Este es el mismo
fenómeno óptico que hace que el Cielo parezca azul. Los colores intermedios
entre marrón y azul (como el pardo, el ámbar o el verde) responden tanto a la
mayor o menor cantidad de melanina involucrada en el proceso, como a la cantidad
y el tamaño de las proteínas en el interior del ojo.

 eyes

Ninguno de estos ojos es de un color “puro”, sino que constituyen mezclas entre colores. Una mirada atenta al iris de los ojos de una persona, puede ser casi tan revelador como sus rasgos faciales a la hora de apreciar sus aportes raciales.

Naturalmente, también prestamos atención al tamaño de los ojos, a su forma, a la forma de las cuencas oculares y a la separación que media entre ambos.

· Nariz: La nariz dice mucho de la adaptación al medio que tiene una
raza. Por ejemplo, tanto en el caso de los nordico-blancos como de la variedad
roja (con leves diferencias entre ellos), se piensa que su nariz ―grande en
comparación con negroides y mongoloides, y pequeña en comparación con dináricos―
está adaptada a calentar el frío aire ártico en las fosas nasales antes de
meterlo en los pulmones. En el caso de los dináricos, sus enormes narices les
servían para meter más oxígeno en los pulmones en un entorno enrarecido como el
aire de las montañas, ya que en general se acepta que los dináricos se formaron
en zonas montañosas. En cambio, los negroides, que no tienen necesidad de
calentar ni humedecer el aire antes de introducirlo en los pulmones porque el
aire de la selva ya está caliente y húmedo, tienen narices planas con grandes
agujeros, reducidas a la mínima expresión.

· Orejas: Aquí describiré los tipos “puros” pero hay que tener en cuenta que en las mezclas se producen muchas “abominaciones”, como orejas muy separadas de la cabeza,  etc.

· Dentadura: Principalmente, vale la pena dejar claro aquí que, por lo general, la configuración de la dentadura está muy relacionada con la configuración de la mandíbula.

· Piel: Todo el mundo sabe que la melanina es el pigmento responsable
de oscurecer piel, ojos y cabello entre otras muchas cosas, pero aquí seremos
más específicos: vamos a manejar los conceptos poco conocidos de eumelanina y
feomelanina.

– La eumelanina se encuentra en piel y cabello, es la melanina más
abundante y tiene dos variedades, negro y café. En el cabello, la eumelanina
produce colores como el gris (pequeñas concentraciones de eumelanina negra o
café, ausencia de otros pigmentos), el negro (altas concentraciones de
eumelanina negra), el café (altas concentraciones de eumelanina café), el rubio
(bajas concentraciones de eumelanina café, ausencia de otros pigmentos) o
mezclas entre estos tipos (los diversos tonos castaños, con o sin canas, etc.).

– La feomelanina se encuentra también en piel y cabello, y abunda
especialmente entre la gente de piel no gruesa (“cutis fino”, diríamos). Este
pigmento otorga un color de rojo a rosa, que se manifiesta en un entorno con
poca o nula presencia de eumelanina. Las mayores concentraciones de feomelanina
se dan en los labios, los pezones, el glande, el interior del prepucio y el
interior de la vagina de las razas claras, con lo cual sobra describir las
connotaciones psicológicas sensuales que tiene una visión de tejidos con este
pigmento (tendrá que ver con la fijación que tenía la Iglesia con quemar por
“brujas” a las pelirrojas). Pero como se habrá adivinado, la feomelanina alcanza
sus más altas cotas en los cabellos de la gente pelirroja y en las zonas
sonrosadas, o con tendencia al sonrojamiento, de las personas de facciones
claras ―no sólo entre europeos y descendientes, sino también entre bastantes
individuos de Asia Oriental que portan en su sangre algo de genética
nórdica-roja. Como curiosidad, en África hay lejanos vestigios (en Camerún hay
algo de linaje R1b) “rojos” que se manifiestan en una ligera tendencia al
granate en su piel negra.

– Otro concepto que manejaremos aquí será el del MC1R. El MC1R es un
gen clave en regular el color de cabello y piel en los mamíferos,
particularmente rigiendo la producción de eumelanina. Se cree que las mutaciones
en el gen MC1R son las responsables de producir el pelo rubio-platino. El paso
siguiente a esa despigmentación de eumelanina es una re-pigmentación, pero con
feomelanina, que es lo que les pasa a los pelirrojos.

· Linaje paterno: Se sonsaca por el ADN del cromosoma Y
(abreviatura inglesa Y-DNA). Como es sabido, una mujer tiene los
cromosomas sexuales XX, mientras que un hombre tiene XY. El Y es exclusivo del
varón y se pasa de padre a hijo, de modo que analizando el ADN del cromosoma Y
se puede conocer el linaje paterno, es decir, “el padre de tu padre de tu
padre…”, etc., remontándonos al primer antepasado que mutó. Agrupando los
diversos linajes resultantes del análisis genético de muchas poblaciones, se
formaron los haplogrupos paternos. Las mujeres, al no tener cromosoma Y, no
pueden conocer el linaje paterno, salvo en el caso de que hagan analizar el
cromosoma Y de un varón de su familia (padre, abuelo paterno, hermanos, primos
de lado paterno o cualquier familiar que comparta línea paterna con el padre).

· Linaje materno: Se sonsaca por el ADN mitocondrial (abreviatura
inglesa mtDNA). El ADN mitocondrial se encuentra en las mitocondrias,
orgánulos celulares muy involucrados en el metabolismo y la producción de
energía [4], y por una serie de motivos, se transmite exclusivamente por
vía materna, de modo que analizar el ADN mitocondrial revela el linaje materno.
Todos tenemos mitocondrias en nuestras células, así que todos, tanto hombres
como mujeres, podemos conocer nuestro linaje materno.

Tanto el Y-DNA como el mtDNA proceden de unidades no-recombinantes de ADN, es
decir, unidades que permanecen idénticas cruce tras cruce, salvo mutaciones. Sin
embargo, los Homo Sapiens tenemos, aparte de los sexuales, otros 22 pares
de cromosomas (los autosomas). Y por otro lado, si nos remontamos a sólo 300
años, tenemos ya más de mil ancestros, con lo cual conocer a dos de ellos es
orientativo, pero no más.

¿Cómo conocer el haplogrupo de uno? Hay numerosos organismos que se dedican a
analizar muestras genéticas del mundo entero. El más conocido es probablemente
la empresa suiza Igenea. Un análisis básico
puede revelar cuál es tu linaje paterno (si eres hombre, o si eres una mujer que
ha hecho analizar a un varón de su familia) y cuál es tu linaje materno. Sin ir
más lejos, quien esto escribe tiene un haplogrupo paterno R1b (linaje
nordico-rojo) y materno H (ídem).

Sin embargo, aclaremos una cosa de los haplogrupos.

Como he dejado caer, si retrocedemos miles y miles de años, tenemos
literalmente miles de antepasados ―aunque ciertamente muchos de ellos
desaparezcan de nuestra composición genética. La investigación del linaje
paterno sólo nos habla de uno de ellos, y la del linaje materno, de
otro. Nos brinda, en fin, el conocimiento de solamente dos
antepasados —dos de miles. Obviamente, esto ayuda a dar una idea, pero no es
100% fidedigno
, porque para apreciar todas las contribuciones genéticas, hay
que analizar los autosomas, es decir, los linajes indirectos. 23andME, deCODEme y DNATribes os analizan los autosomas. Como
ejemplo de cosas que “no cuadran” en esto de los haplogrupos, España está
plagada de haplogrupo R1b (y demasiadas personas se emocionaron comparando a
españoles con ingleses) y por tanto, de herencia nordico-roja ―y sin embargo no
es que los pelirrojos o las personas claras abunden más que en Inglaterra. ¿Por
qué? Por la sencilla razón de que, en España, la sangre está mucho más mezclada
que en Inglaterra. En una palabra, en España, los antiguos padres rojos,
portadores del R1b, se mezclaron más con linajes no-rojos (especialmente
dináricos y nórdicos blancos, pero también hasta cierto punto restos negroides,
mongoloides y demás), y pasaron el haplogrupo paterno (porque estaban en una
posición lo bastante dominante como para tomar otras mujeres), pero con un
fenotipo ya más contaminado por culpa de las vías autosomales o indirectas, que
no eran nordico-rojas.

Por si no ha quedado claro, pongamos un ejemplo barato que “desmitifique” un
poco lo de los haplogrupos: imaginémonos a una horda de vikingos (haplogrupo I1,
anteriormente conocido como I1a) que desembarcan en el Magreb y se petan a un
montón de moras. Está claro que los descendientes serán mestizos, y como se
cruzarán con la gente de allí, seguirán siendo netamente moros, sólo que
portarán el linaje paterno I1 de recuerdo, sin que esto signifique en modo
alguno que son vikingos.

Algo similar pasó con las poblaciones indias y mestizas de latinoamérica y
los valientes pero insensatos conquistadores españoles: muchos sudamericanos que
son manifiestamente muy oscuros e indios, llevan el haplogrupo R1b, legado por
un lejano español que hizo lo que no debía con quien no debía. Esto explicaría
el hecho de que haya personas de aspecto “manifiestamente” no-nordico-rojo
(incluso alguna tribu negra en Camerún y Ghana) que porten el haplogrupo paterno
R1b como un “souvenir” (aunque dado que se transmiten otros autosomas aparte del
linaje paterno, es comprensible que algunos tengan rasgos rojos). En cambio,
puede darse el caso contrario: personas que porten un linaje directo no-europeo
(como el J2 o el E3b) pero que estén poco mezclados racialmente, porque la
mayoría de sus antepasados “indirectos” (ni vía paterna directa ni vía materna
directa) eran de linajes europeos.

Muchos europeos de aspecto netamente “blanco” tienen haplogrupos de grupos proto-nórdicos minoritarios (por ejemplo, Thomas Jefferson tenía el T).

De modo similar, yo mismo sé ahora que el padre de mi padre… etc. era R1b
y la madre de mi madre… etc. era H, pero ¿qué pasa con los otros
“miles” de antepasados que tengo (solo heredas un 50% de la madre y
otro 50% del padre, el resto se pierde)? Valga esto para no
“emocionarse” demasiado con el tema de los haplogrupos, porque las
cosas no son tan fáciles y hay que saber interpretarlas. Y es que:

SÓLO UN ANÁLISIS GENÉTICO MÁS PROFUNDO, Y/O UN EXAMEN EXPERTO DE LAS
FACCIONES FÍSICAS DE UN ROSTRO, PUEDEN DETERMINAR REALMENTE DE FORMA FIABLE LAS
APORTACIONES RACIALES QUE CORREN POR LA SANGRE DE UNO.

 

Veamos ahora las variedades que, con diferencia, han intervenido más en la
modelación de lo que hoy entendemos erróneamente por “Raza Blanca“.

 

RÁZA NÓRDICA BLANCA (también llamada nordid race, white
nordid
, raza nórdica, raza blanca, raza európida o
raza de las nieves del Este). Homo SS Borealis Albus.

nordic aryan blond boy man

Este hombre es un nordico-blanco de una pureza altísima. Nótese una piel no pálida ni blanquecina-lechosa, ni tampoco capaz de sonrojarse, sino más bien “dorada”, que parece lista para ser bronceada moderadamente sin quemarse, así como una frente bastante vertical. Psicológicamente, estamos ante una raza noble, armoniosa, serena, seria, paciente, equilibrada, marcial, ágil, honorable, disciplinada, honesta, eficaz y racista, pero también inocente, demasiado angelical y “poco espabilada” para algunas cosas. Al contrario de lo que sugiere su vestimenta, el ejemplo no es judío, ya que es modelo y se ha hecho fotos con diferentes atuendos.

Nuevo Imagen de mapa de bits (3)

· Estatura: Muy alta (probablemente superior a los 2 metros en los
ejemplares puros originarios).

· Constitución: Esbelta, atlética. Hombros bien modelados, anchos y
rectos. Cuello largo. Aunque es un tipo físico “fino”, propensión a desarrollar
musculatura bajo condiciones adecuadas.

· Ojos: Gris muy claro, casi blanquinosos. Los colores “luminosos”
azul-celestes son siempre mezclas entre el color gris-claro de los
nordico-blancos y el color azul-oscuro de los nordico-rojos.

nordic

Este color de iris, gris muy claro, casi blanco, es el color de ojos por excelencia de la raza nordico-blanca pura.

El color ocular gris es más abundante en Finlandia, las naciones bálticas y
la parte europea de Rusia. Responden a unos niveles de melanina incluso más
bajos que los ojos azules, y el fenómeno óptico que los hace parecer grises es
el mismo que hace parecer un cielo nublado gris.

Forma alargada. Insertados profundamente en el rostro debajo de unas cejas
bajas, delgadas, netamente horizontales (formando una T con la nariz),
moderadamente pobladas, dadoras de una expresión pensativa y audaz, y una mirada
penetrante e intensa. Pupilas grandes, distancia media-corta entre ojo y ojo.
Cuencas oculares pequeñas. Arcos superciliares moderadamente marcados.

· Nariz: Estrecha, recta, poco carnosa y armoniosa. Puente nasal alto: la clave de la nariz nordico-blanca es que su “raíz” se encuentra muy arriba, casi en la frente, y por lo tanto no tiene un entrecejo hundido como en el caso de los nordico-rojos.

-Boca: Labios marcados y oscuros, pero finos y poco voluminosos. Surco naso-labial (la línea vertical que divide al bigote en dos) ancho, lo cual otorga a las puntas centrales del labio superior un aspecto separado y de expresión ligeramente “asqueada”, al estilo de las estatuas clásicas.

Nuevo Imagen de mapa de bits

· Orejas: Estrechas, “poco redondeadas”.

· Cabello: Rubio-platino cercano al blanco, liso y fino.

· Vello corporal: Del mismo color que el cabello, muy fino y poco
abundante.

· Piel: Blanca-marfil, limpia. Pálida en ausencia de bronceo. Niveles
bajos tanto de eumelanina como de feomelanina, pero la raza nordico-blanca tiene
el gen M1CR activo, y por tanto su piel es capaz de sintetizar melanina, es
decir, esta raza, a diferencia de los nórdicos rojos que veremos después, puede
broncearse. Curiosamente, la imagen de un nordico-blanco bronceado, como signo
de vida de curtimiento al aire libre, era la imagen predilecta en la propaganda
del III Reich, y es que lo que los nazis estaban intentando promover por
instinto, aun sin los conocimientos modernos de Genética, era el tipo
nordico-blanco.

¿Cómo se desarrolló la piel clara, y por qué? Como hay muchas pseudo-teorías
de aficionados que gustan de llegar a la conclusión de que la piel blanca es
vulnerable, voy a despejar este asunto dándole la vuelta a la tortilla de una
vez por todas.

La piel clara es una adaptación a la escasez del Norte y a la menor fuerza
del Sol en condiciones árticas. Bajo condiciones nórdicas, la excesiva melanina
de una piel demasiado oscura no deja pasar suficiente luz solar,
imprescindible para catalizar la producción de Vitamina D (fortaleza del
esqueleto, sistema inmunológico, huesos de la madre y del feto). Es por ello
que, en climas árticos, razas como la negroide sólo pueden sobrevivir si tienen
una dieta muy completa y muy abundante además de suficiente luz solar. En caso
contrario, la situación les produce deficiencia de Vitamina D: debilidad,
descalcificación y/o deformidad de los huesos, raquitismo, interrupción del
crecimiento en los niños, osteoporosis, fracturas óseas, predisposición a la
desnutrición y derrumbamiento del sistema inmunológico. Las razas oscuras
necesitan cantidades muy intensas de luz solar
(y/o una dieta muy completa)
para producir cantidades suficientes de Vitamina D, mientras que las
razas claras se las arreglan con menos luz y menos comida. Este es el motivo por
el que las autoridades sanitarias tanto de Canadá como de Estados Unidos
[5], han recomendado a las personas de piel oscura ―principalmente negros
y latinoamericanos mestizos, pero también a muchos individuos morenos
procedentes del Sur de Europa― que, entre Otoño y Primavera, cuando la luz solar
es más débil, consuman diariamente entre 1000 y 2000 IU (unidades
internacionales) de Vitamina D: la piel perpetuamente oscura es deficiente
respecto a la blanca en cualquier lugar que no sea una zona calurosa
.

La raza nordico-blanca, pues, estaría adaptada tanto a dejar pasar la luz
solar a su cuerpo (Invierno, piel pálida) como a limitar su absorción en Verano
(Verano, bronceado), a diferencia de los nórdicos rojos, que por haber estado
más tiempo en condiciones árticas (ellos serían realmente la raza
“ultra-nórdica” por excelencia), se han adaptado perdiendo definitivamente la
facultad de producir melanina.

· Cráneo: Dolicocéfalo (largo visto de perfil,
poca anchura, estrechez de sienes) y curvooccipital. Esta raza ha desarrollado capacidad craneal hacia atrás y hacia adelante principalmente.

Diferencia entre el cráneo braquicéfalo (izquierda) y el dolicocéfalo
(derecha) vistos de perfil y desde arriba (sólo verlo desde arriba revela con
seguridad su tipo craneal). Nótese que el dolicocéfalo no se caracteriza
únicamente por ser “largo”, sino que su ilusión de longitud se ve aumentada por
la estrechez de sus sienes (los huesos temporales) en comparación con la
redondez del braquicéfalo, más ancho y de sienes más abultadas (huesos
temporales más desarrollados).Ver cráneo de perfil sólo revela si es planooccipital (occipital aplanado) o curvooccipital (occipital prominente).

· Frente: Recta, grande y bastante vertical.

· Mandíbula & mentón: Mandíbula armoniosa y bien formada. Barbilla
entre la prominente de los nordico-rojos y la retraída de los dináricos.

· Perfil del rostro: No totalmente vertical pero casi. Progresivo y
recto (ortognato, ángulo facial abierto).

42-17407468[1]

Cráneo dolicocéfalo (largo). Una de las maneras de ver el grado de
nordización de un europeo es comprobar el ángulo de su perfil. Si tiende a ser
casi vertical y casi recto (totalmente vertical y totalmente recto en los
nordico-rojos), a la par de la línea roja representada, lo normal es que tenga
mucha influencia nórdica. Con las mezclas dináricas, generalmente el primer
rasgo en traicionar ese ángulo abierto (la línea roja vertical) es la frente,
que se va haciendo “huidiza” hacia atrás. Otros rasgos que acaban delatando
influencias no-nórdicas son la nariz (muy adelantada) y la barbilla (muy
retrasada). Estas mezclas se manifiestan más con nórdicos blancos que con rojos,
porque como he dicho, los nórdicos rojos tienen las facciones nórdicas más
exageradas y más “acuñadas”.

· Otros rasgos: Facciones denotadoras de
bondad, benevolencia y equilibrio, aspecto muy juvenil y fresco que se conserva
hasta una edad muy avanzada (aunque no tanto como los nordico-rojos). Imagen
“rubia” en general.

Abundancia de mujeres atléticas y activas pero extraordinariamente femeninas,
atractivas y de una belleza casi sobrenatural, lo cual se traduce en un altísimo
éxito reproductivo de los linajes nordico-blancos maternos.

Podría decirse que la distribución de los nordico-blancos está hasta cierto
punto relacionada con el grupo sanguíneo A.

· Linajes paternos (Y-DNA): I1 e I2. Otros posibles candidatos para su orígen: G2a, H2 o T1a.

Estos tres mapas dan una idea de la herencia de la raza nórdica blanca.
Arriba, distribución del haplogrupo I1 (correspondiéndose con tipos escandinavos como los vikingos o los normandos). El central la distribución del I2c, correspondiéndose con los germanos. Abajo la distribución conjunta de todos los sublinajes de I1 e I2, correspondiéndose con escandinavos, germanos, ilirios, tracios y sardos.

Este mapa puede resultar bastante interesante, aunque sólo como orientación
hasta cierto punto. Representa la distribución de inscripciones rúnicas
consideradas del futhark antiguo. Una segunda fase expansiva del alfabeto rúnico
nuevo incluiría Holanda e Inglaterra.

· Linajes maternos (mtDNA): U, K.

Distribución del linaje materno K en Europa.

· Mitología: Esta raza se corresponde con la recurrente noción de
“Hiperbórea” (griegos), “Última Thule” (romanos, germanos), Septentrionis
Lux
, Aryana Vaejo (persas) y tantas otras referencias a un lugar sagrado del
Extremo Norte, encontradas entre los indo-iranios, los persas, los griegos, los
romanos, los celtas y los germanos. Lo que todas estas leyendas tienen en común
es que describen un Norte de clima suave y condiciones benévolas, que sufrió
repentinamente una brusca bajada de temperatura que lo convirtió en inhabitable,
lanzando a sus habitantes a invadir otras tierras. Esta versión, que en mi
opinión es demasiado recurrente en muchísimos pueblos indo-europeos como para
ser mentira, aun no está lo bastante respaldada por la Ciencia, por lo cual me
ciño a la  versión más “oficial”, que además no tiene por qué contradecir la
tesis hiperbórea.

En la mitología germánica, los nórdicos blancos se corresponderían con el
clan divino de los Aesir o Ases, un grupo de dioses de la guerra, del
honor y del orden.

· Ritos funerarios: Incineración. En la mentalidad antigua, incinerar
al muerto implicaba que sus partes más etéreas (la mente, el espíritu) ascendían
al Cielo, del que procedían, mientras que sus partes materiales (el cuerpo) se
convertían en ceniza y volvían a la Tierra.

· Mentalidad: Relacionada con el Cielo. Culto a los ancestros y a los
caídos en combate, a la guerra, a la virilidad y al fuego. Aprecio por una vida
corta y gloriosa finalizada por una mors triumphalis o “muerte triunfal”.

· Psicología, idiosincrasia y carácter racial: Gran inteligencia, amor
al honor, apego al orden, respeto a la autoridad y a la veteranía, calculadores,
gran vocación guerrera y militar (el militarismo y la guerra como forma de vida
proceden de esta raza), valor, altruismo, idealismo, racismo, heroísmo,
autocontrol, disciplina. Inteligencia, reflexión. Voluntad muy desarrollada:
tendencia al ascetismo y al entrenamiento deportivo. Ansia por explorar.

También inocencia y una incapacidad absoluta para los “trapicheos”, incluso
para la diplomacia. De esta inocencia despreocupada proceden expresiones como
“las rubias son tontas” o “hacerse el sueco”. No es falta de inteligencia, sino
una forma de ser algo “angelical”, la que hace que estas gentes sean “poco
espabiladas” en algunas cosas que tienen mucho que ver con la degeneración y
plebeyización de la sociedad moderna, y que tipos raciales más oscuros,
primitivos y menos evolucionados puedan aprovecharse de ellos. Es el mito del
despreocupado y confiado Sigfrido y el arquetipo de la “puñalada por la
espalda”.

· Distribución: La raza nórdica blanca tiene sus núcleos fuertes en
los países escandinavos (siendo el Sur de Suecia el núcleo más puro),
Norteamérica, Oceanía, Gran Bretaña, Holanda, Alemania y Polonia. Sin embargo,
se encuentra distribuida en toda Europa y ambas Américas, Próximo Oriente, el
Sur y Centro de Asia, Siberia y el Norte y Este de África.

(Click para agrandar). La distribución de la genética nordico-blanca por
países. Oscuros los países con mayor cantidad y/o pureza de genética
nordico-blanca. Aunque los mapas como este que he colgado son muy generalizados
y van por países, este mapa en particular no necesita mayor comentario, creo que
a grandes rasgos cualquiera lo reconoce. Sería interesante hacer mapas de este
tipo, pero por zonas en vez de por países, el problema es que presenta bastante
complicación.

· Historia por encima: Se piensa que esta variedad surgió más o menos
hace 50.000-10.000 años, cuando gran parte del Norte de Europa estaba cubierto
por los hielos. En aquella época, se había acumulado una bolsa de población en
los Balcanes, que quedaban libres de hielo. Algunos preguntarán por qué se le
denomina “nórdica” a esta Raza si procede de una zona meridional que ni siquiera
tiene un clima extremo. La respuesta es que, durante la glaciación, las
temperaturas eran muchísimo más bajas en todo el planeta. El Sahara era una zona
fértil, mientras que el Sur de Europa debía estar bajo condiciones netamente
árticas, muy similares a las que rigen ahora en Islandia o quizás un poco más al
Sur, donde empiezan a crecer los árboles. El origen de esta raza la sitúa como
el modelo evolutivo más reciente, más “joven” y, en mi opinión, más evolucionado
que las demás razas.

La genética de haplogrupos parece llegar a la conclusión de que esta raza,
asociada a los haplogrupos I, mutó y por lo tanto, evolucionó, a partir
de antepasados dináricos: el linaje IJ se hubiese dividido dando lugar, por un lado (Oriente Medio) a los haplogrupos J (semitas), y por otro (Balcanes) a los haplogrupos I, resultantes de la selección natural ártica (ver esquemas en el apartado de Evolución de los linajes), y cuyo origen se sitúa hace 21.000 años. Sin embargo, es posible que los nordico-blancos desciendan de un cruce, puesto que por vía paterna son portadores del I, pero por vía materna portan el UK, un haplogrupo que llegó a Europa hace unos 60.000 (¡!) años junto con un haplogrupo paterno, desconocido de momento. En una frase, las mujeres UK estaban en Europa antes que los hombres I, que se cruzaron con ellas y que, tras un largo período de estabilización y, posteriormente, de mutaciones, evolucionaron hasta la actual raza nordico-blanca.

Los genetistas creen que para desarrollar los rasgos
biológicos que adquirió la raza nordico-blanca, hubieran sido necesarios 800.000
años (¡!) de aislamiento y evolución segregada. Se piensa que estos 800.000 años
fueron saltados y “acelerados” gracias al hecho de que, entre los antepasados de
los nordico-blancos, reinaba una estricta selección, por no decir un gran racismo, que tendía
a aupar a la multiplicación sólo las cualidades que les interesaba obtener para
las generaciones futuras. En otras palabras, esta raza (como también seguramente
la nordico-roja, aunque ya de forma distinta) tuvo que tener líderes que velaron por la calidad de la estirpe
y la sometieron a un estricto régimen evolutivo ascendente de forma parecida a
como hacen los ganaderos con sus rebaños. También se puede alegar una gran
selección sexual [6] aparte de los consabidos rigores del clima
ártico que entrarían en la categoría de selección natural, pero aun así me
parece muy difícil que una raza como la nordico-blanca haya surgido por obra del
azar y del libre albedrío: me parece más bien obra de una “evolución dirigida”,
como he dicho. Otra cosa que en mi opinión se subestima en la evolución humana
es el espíritu y la voluntad a nivel de comunidad popular, pero obviamente no
hay evidencia científica para demostrarlo.

Cuando los hielos glaciares se retiraron al Norte, estos nórdicos blancos
(salvo los del haplogrupo I2a, que parece que se quedaron en los Balcanes,
contribuyendo en la formación de pueblos como los tracios, dacios e ilirios) se desplazaron también al
Norte. Podríamos preguntarnos a qué se debió esta sorprendente decisión de no
aprovechar las nuevas circunstancias benévolas traídas por la mejora del clima,
quedándose en la zona. Quizás simplemente tenían unas vidas tan adaptadas a las
condiciones árticas que necesitaban seguir sufriendo los rigores de la nieve
para funcionar bien. Quizás sus líderes pensaron que permanecer en una zona
cálida relajaría a su pueblo más de lo debido. O bien, que esta gente huyó de
las nuevas migraciones dináricas que, procedentes de Asia, tendían a penetrar en
Europa (la Cultura Danubiana, por ejemplo). Pero lo que sí está claro es que estas gentes acabaron ocupando
la que aceptamos es la Urheimat de los pueblos indo-europeos: el Sur de
Escandinavia, la Llanura Germano-Polaca y la cuenca del Báltico.

La raza nórdica blanca, pues, se corresponde con el origen de los idiomas
indo-europeos y, tras una mezcla con elementos rojos y en menor medida
dináricos, con las grandes invasiones arias (los aqueos y los dorios debían
corresponderse en gran medida con este tipo racial) y con la expansión de las
culturas patriarcales, agresivas, guerreras, solares y “olímpicas”. Aceptaríamos
que los germanos originarios, tal y como fueron descritos por el romano Tácito
en su “Germania”, se correspondían con un tipo nordico-blanco puro o casi puro,
ya que según el autor:

Yo soy de la opinión de los que entienden que los Germanos nunca se
juntaron en casamientos con otras naciones, y que son una raza pura y no
mezclada, sellada con un carácter propio y sin parecerse sino a sí mismos. De
donde procede que un número tan grande de gente tienen casi todos la misma
disposición y talle, los ojos azules y severos, los cabellos rubios, los cuerpos
grandes y fuertes solamente para el primer ímpetu

(“Germania”, IV).

Es obvio que los descendientes de estos individuos se cruzaron con la
variedad nordico-roja y con dináricos, dando lugar a la moderna población
germánica, predominantemente “castaña”. Y así como antaño siempre había una
matriz, un núcleo, repleto de sangre nórdica para arrojarla sobre las
civilizaciones decadentes que se habían mezclado, hoy en día no quedan núcleos
de sangre nórdica-blanca que se mantengan 100% puros. La única salida en este
sentido sería la biotecnología, la biopolítica, la ingeniería genética y un
programa de eugenesia positiva para rescatar los genes que permanecen ocultos en
el pozo genético de la “Raza Blanca” moderna.

· Contexto actual: Puede decirse que esta raza, junto con la variedad
roja que veremos a continuación, es la quintaesencia de todo “Occidente”, ya que
se encuentra en todos los países “blancos” y constituye así una especie de nexo
de unión, un punto en común, la excusa perfecta que nos une a todos como
“blancos”. Aunque es extremadamente difícil encontrar a Nórdicos-Blancos de
absoluta pureza (las fotografías que tenemos de ejemplo son verdaderas juyas de la Antropología Física), la mayor pureza y proporción se encuentra en el Sur de Suecia y
zonas orientales de Noruega, y se corresponde, grosso modo, con la
distribución del haplogrupo I1. Sin embargo, numéricamente, hay más sangre
nórdica-blanca en Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Holanda,
Gran Bretaña y algunos países del Este como Polonia, Rusia, Ucrania y otros.
Generalmente, se supone que tales gentes descienden de esas oleadas germánicas
que fueron los anglosajones, los vikingos y los normandos.

En mi opinión personal, esta raza, en su pureza, es el tipo humano más
evolucionado, más versátil, más depurado, más cercano a los Dioses y más
perfeccionado del Planeta, aunque realmente es cuestión de opiniones ―mucho
podría decirse también a favor de la raza nórdica roja, que realmente es “más
nórdica” y está mejor adaptada a las condiciones árticas, mientras que la raza
nordico-blanca está simplemente bastante despigmentada pero puede seguir
produciendo melanina a consecuencia de un proceso de adaptación ártica
interrumpido (o simplemente no terminado).

 

Ir a la siguiente página

 

*Nordic Thunder ha publicado este artículo con la colaboración de Valgard y Arminius.
*Todas las opiniones vertidas en el artículo no tienen por qué coincidir con
las opiniones del autor del mismo o de los colaboradores.

*Excepto la exposición de las tres razas europeas y sus descripciones que son el
motivo principal de la publicación del presente artículo en este
espacio, las teorías vertidas sobre el matriarcalismo, patriarcalismo y
ciertos aspectos psicológicos hereditarios o comparativos atribuidos a
dichas razas, así como otros temas tratados en este artículo, están
completamente abiertos a los aportes de nuevas investigaciones.

*La difusión de este artículo y su contenido no pretende exaltar el odio
racial sino fomentar la concienciación de la población para con la
importancia de la preservación de la biodiversidad humana del planeta,
como parte inalienable del todo de la naturaleza.
Sin embargo, se defiende el derecho de los humanos a decidir sobre su propio futuro biológico y en consecuencia a la separación racial, con el objetivo de preservar su comunidad etnico-racial. A la vez se opone a la esclavitud/manipulación/encaminación/canalización de los
individuos en pro de un plan mundial diseñado por unos pocos, con
propósitos claramente raciales y de destrucción de la diversidad humana
por grande o pequeña que esta sea, entendiendo que nadie está en
posición de juzgar los caminos de la naturaleza y sus destinos, puesto
que no sabemos nuestro papel en el universo ni cual es el camino
correcto.
Así como entendemos que haya individuos que prefieran mezclarse, creemos
que esa decisión es personal y debe garantizarse a las personas
espacios donde poder vivir entre sus semejantes así como impulsar
proyectos de limpieza genética para aquellos que quieran contribuir a
la ordenación de la humanidad o simplemente dar una herencia limpia a
su descendencia.

*Con el artículo se pretende principalmente acercar y dar a conocer de una
forma más atractiva las tres razas predominantes de Europa, ayudar a
que los nordicistas enfoquen de manera correcta sus objetivos raciales
y dar la oportunidad de que otras razas como la Dinárica también
despierten el interés de sus miembros y profundicen en sus atributos.
Así como Nórdic Thunder es nordicista y su atención recae
principalmente en las dos variedades raciales Nórdicas, Valgard es un
separatista racial y centra su atención en todas las razas,
especialmente en las tres variedades europeas que dan forma a la
composición racial de la mayoría de europeos.

Aquesta entrada ha esta publicada en Antropología Física. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

8 respostes a La nueva clasificación racial — Las razas europeas (Part I)

  1. Danii ha dit:

    Super me gusto Dema Graciias !

  2. marcos martini ha dit:

    me ha resultado muy interesante el articulo ya a que mi motivacion por este tema resulta de la diversidad que he notado en viajes por europa, donde me resultaban particularmente especiale los razgos segun el pais en el que me encontraba, especialmente las definiciones de reazgos segun la latitud y longitud, entre los pelirrojos irlandeses y escoceces los caucasicos de pelo oscuro, en el centro , los de influencia mongoloide en el este o los morenos del sur de europa, a grandes razgos, y perdonando mi ignorancia, podia imaginar, primero una definicion de razgos en una europa prehistorica, y en un enriquecimiento de estas definiciones en las migraciones y conquistas de los diferentes pueblos que la componen, como ejemplo los Unos, los germanos, los moros, etc. esto desperto en mi el ineres particular de saber de mi origen, y poder rastrear estos hasta su origen tribal y situarlos espacialmente a lo largo de europa. ya que a pesar de ser un humano mas, considero que nuestros genes cuentan una historia mucho mas profunda que lo que vemos, sobrevivieron guerras, pestes e invasiones, migraron, pero creo que todavia se puede rastrear su origen historico y su movimiento en el mapa, quizas el origen que mas facilmente puedo rastrear es por parte de mi madre, una abuela italiana rubia de ojos grices nacida cerca de Venecia casada con un morocho hijo de portugues con una india guarani, pero mi padre es rubio, de ojos azules de ambos padres del piamonte italiano cerca del valle da Osta por donde ingreso Anibal el Cartagines, me hizo recordar las invaciones vikingas, de las que tal vez atribuyo los razgos de mi padre, muy parecido a paul Newman el actor, agradesco haber podido profundizar en esta busqueda, si pudiera agregar informacion, desde ya muy agradecido.

  3. Blanca Cantua ha dit:

    Hola mi nombre es Blanca soy mex,con 26 anos de edad originaria de Obregon , Sonora y resido en tijuana desde hace mucho me parecio sumamente interesante el articulo y que estuviera en mi idioma mejor aunque mi grado academico no alcanzaba a entender algunas cuestiones de genetica que mencionaban aun asi me gusto bastante, me agradaria si pudiera hacer algun articulo hacerca del meztizaje en Mexico, mi pais tiene mucha riqueza cultural que en buena parte se la debemos a la fusion con los espanoles. gracias

  4. Andres ha dit:

    Me gusto mucho la informacion y me gusto un monton, gracias 😀

  5. Caligula ha dit:

    Tendré que seguir leyendo sus post. soy aficionado en la antropometria física y genética, quiero topar por la ortodoncia.

  6. Robertin ha dit:

    Muy interesante , cuando tenga mas tiempo lo leere completo.
    Gracias.

  7. Víctor ha dit:

    Muchas gracias por este valioso aporte.

  8. EDUARDO ha dit:

    Arriba las razas europeas!!!

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s